Ir a contenido

ESTRENO CINEMATOGRÁFICO

Lisandro Alonso: «Siempre me impactó Viggo Mortensen»

El director argentino dirige 'Jauja', la historia de un ingeniero militar que busca a su hija desaparecida en la Patagonia

JUAN MANUEL FREIRE / BARCELONA

En la celebrada Jauja, el director argentino cuenta la historia de un ingeniero militar danés que se adentra en la Patagonia para buscar a su hija desaparecida.

-¿Por qué Viggo Mortensen como protagonista?

-Siempre me había impactado la forma que tenía de interpretar. Sin demasiada palabra. Gracias a Fabián Casas [guionista de Jauja] me enteré de que tenía pasaporte danés, y me pareció una gran oportunidad de ponerlo a actuar en danés. Él se entusiasmó con este personaje dual [también habla en español] para el que, dice, se inspiró en su padre.

-¿Cómo fue para usted trabajar en un idioma que desconoce?

-El hecho de que Viggo pudiera reinterpretarme, en realidad, me daba mucha tranquilidad. Además, el danés se habla poco, así que si hay errores en cuanto a traducción o subtítulos, pocos se van a dar cuenta [risas].

-Uno de los personajes clave de Jauja es el paisaje, esos escenarios aislados de la Patagonia. ¿Cómo dio con las localizaciones?

-Las encuentro viajando por curiosidad. Me llevan las ganas de encontrar sitios donde no se hayan puesto nunca cámaras. Y convivir con la naturaleza con la excusa de hacer una película. Esa sensación de expedición, de aventura, me da mucha energía para hacer películas.

-¿Se considera hermano espiritual de Albert Serra? Con ese viaje contado en planos estáticos, Jauja puede recordar a sus dos primeras películas.

-Sí, claro, somos cercanos. Nos cruzan los mismos festivales. Me gustan mucho sus películas, él, su equipo. Es un director que piensa sin contracturas, sin encasillamientos.

SEnDJauja puede parecer una abstracción del wéstern.

-Son cosas que haces de forma inconsciente. Se juega con el wéstern y con otras cosas.

-Encontré rastros de Días del cielo, de Malick, o La puerta del cielo, de Cimino.

-Quizás. Hay referencias del fotógrafo, por ejemplo, que no puedo filtrar. La película que sí tuve como clara referencia fue El tiroteo, de Monte Hellman, un wéstern quieto, muy extraño.

-El director de fotografía, Timo Salminen, habitual de Aki Kaurismäki, suele rodar en set.

-A él le parecía que estábamos filmando casi algo de National Geographic. Lo de los lobos marinos le sacó un poco de lugar. En su país [Finlandia] no están acostumbrados a salir al aire libre. Ha trabajado una luz artificial y teatral; una luminosidad muy fabricada, contra la natural que se supone debería tener el filme.

-¿Cuáles son sus proyectos?

-Bueno, es un poco pronto. Tengo algunas ideas pero me falta ver cómo organizo el proyecto… Lo que tengo claro es que me gustaría volver a trabajar con las nuevas incorporaciones a mi equipo: Viggo Mortensen, Fabián Casas, etcétera.

-¿Qué películas recientes le han sorprendido?

-En el festival de Nueva York he podido ver Vicio puro, de Paul Thomas Anderson. Es uno de los directores que más admiro ahora mismo, como en otros tiempos podía admirar a Jim Jarmusch. Está muy alto en cuanto a propuestas y originalidad.

0 Comentarios
cargando