29 mar 2020

Ir a contenido

La crisis obliga a los escritores a especializarse y buscar otros trabajos

EFE / BARCELONA

La crisis ha obligado a los escritores catalanes a hiperespecializarse y a buscar otros trabajos para completar sus ingresos, según se desprende de un estudio de la Asociación de Escritores en Lengua Catalana (AELC).

Con la crisis económica, ha informado hoy la AELC, se ha registrado un aumento del 19 % al 35% en el número de miembros jubilados y que casi un 83 % compagina su actividad literaria con otra profesión remunerada, según recoge el análisis del estado de la profesionalización de la escritura en catalán. Asimismo, se ha producido un retroceso en el grado de profesionalización de hasta dos puntos porcentuales en el grupo de escritores profesionalizados. Este análisis se realizó en virtud de la información obtenida en una muestra de 239 escritores y traductores miembros de la asociación, provenientes mayoritariamente de Cataluña, la Comunidad Valenciana y de las islas Baleares, entre los pasados meses de febrero y abril de este año.

Asimismo, un 4 % de los encuestados declara estar en el paro -un 2 % más que hace siete años-, en contraste con el alto nivel formativo de los escritores, ya que más de una tercera parte tienen estudios universitarios superiores y un 13,81 %, de Tercer Ciclo (máster o posgrado). El presidente de la AELC, Guillem-Jordi Graells, ha asegurado que "aunque no hemos encuestado a un gran número de personas, teniendo en cuenta que tenemos unos 1.300 asociados, sí que este análisis refleja bastante bien la realidad" y "se puede decir perfectamente que es una encuesta fiable".

Entre los géneros que más beneficios están produciendo destacan los ensayistas y los libros técnicos y de teatro, mientras que la poesía y la narrativa producen unos ingresos medios más bajos. En comparación con 2007, se detecta un trasvase de autores que estaban en el grupo de ingresos elevados y que ahora se encuentran en el de ingresos medios. A partir de estos datos, Graells ha observado que "la bajada más intensa es la del grupo que ganaba entre 5.000 y 10.000 euros, que han pasado de ser un 32 % a sólo un 6 %". Destacan por encima del resto, los escritores y traductores llamados "vocacionales", que no buscan en la literatura su forma de vida, que suponen un 80 % de los miembros de la asociación.

Aun así, hasta el 64 % de los asociados ha respondido que han experimentado una caída de la calidad de vida y un 69 % eran conscientes de haber tenido pérdidas incluso antes de que la AELC realizara el estudio. "Otro dato relevante es que si en 2007 solo el 18 % decían que hacía falta recurrir al apoyo institucional, ahora hay un 47 %", ha remarcado Graells. En el caso de los traductores, solamente un 5 % de los que han respondido se dedican únicamente a traducir y no lo compaginan con la escritura y un 90 % aseguraba haber hecho menos de una traducción por trimestre, lo que evidencia la fuerte crisis que afecta a este sector en concreto. Guillem-Jordi Graells ha comentado la frágil situación de la asociación y ha hablado de la necesidad de integrar a gente joven en el proyecto, ya que el número de menores de 50 no supera el 30 %. "Si se hace una pirámide con los miembros, se verá que la base, en la que se encuentra la gente joven, no puede sostener todo el peso, por lo que en 2015 prestaremos especial atención a este aspecto", ha asegurado.