RODAJE

Una loca carrera hacia el altar

María Valverde y Dani Rovira ruedan en BCN 'Ahora o nunca', una comedia romántica de acción dirigida por Maria Ripoll

Rodaje de ’Ahora o nunca’ de María Ripoll.

Se lee en minutos

ANNA ABELLA / BARCELONA

Perseguido por cinco policías británicos y esquivando a un tropel de asombrados pasajeros que arrastran sus maletas por las cintas transportadoras mecánicas de un pabellón de Fira Barcelona Gran Via -que en la gran pantalla se convertirá en un concurrido aeropuerto londinense- el actor Dani Rovira huye desesperado, cual hombre enamorado, y corre como alma que lleva el diablo. Es una de las escenas que este viernes dirigía la cineasta Maria Ripoll en la capital catalana, donde lleva tres semanas rodando Ahora o nunca una «divertida comedia romántica de acción, en la que no paran de pasar cosas, un poco entre Resacón en las Vegas y Resacón en las VegasLa boda de mi mejor amiga», y en la que María Valverde protagoniza el papel de la novia.

«Eva (María Valverde) y Àlex (Dani Rovira) forman una pareja consolidada, en la que hay mucho amor, que decide casarse en el lugar donde se enamoraron, en un pueblecido del sur de Inglaterra. Allí está ella, con sus amigas y su suegra, haciendo los preparativos de la boda, mientras el novio, su padre y su suegro (encarnados por Jordi Sánchez y Joaquín Núñez), que deben tomar un avión con la maleta que lleva el traje de novia, viven una peripecia tras otra para llegar hasta ellas», explica Ripoll (Tortilla soup, Lluvia en los zapatos, Tu vida en 65'), entre toma y toma de la película, que se estrenará el 19 de junio del 2015 y cuenta con un presupuesto de 2,9 millones de euros.

CARRERA DE OBSTÁCULOS

Persecuciones, una huelga de controladores, una despedida de soltera donde Valverde y compañía tienen muchos números de acabar rodando colina abajo tras un codiciado queso inglés junto a unos aguerridos lugareños, un aterrizaje en Ámsterdam donde no falta alguna visita a un 'coffee  shop'... toda una carrera de «obstáculos», como apunta el productor Francisco Ramos, que ponen a prueba el amor de los protagonistas. «¿Podrá el amor superarlos?», interroga. «El espectador deseará que acaben juntos, pero... lo lograrán?», añade con suspense Maria Ripoll.

Pero a una boda no pueden faltar los invitados, y los de esta viajan en autocar, en una también movidita 'road movie', en un reparto en el que figuran también Mireia Portas, Gracia Olayo, Yolanda Ramos, Alicia Rubio, Marcel Borrás, Clara Lago, Víctor Sevilla, Carlos Cuevas, Marta Pérez, Anna Gras y la cantante Melody (que debuta), que dotan de un aire coral a la película, producida por Zeta Cinema y Atresmedia Cine.

Momentos antes de rodar una de las escenas finales, María Valverde, con una ya nutrida carrera a sus espaldas, en la que figura el ya famoso papel de Babi, junto a Mario Casas en las hipertaquilleras y no menos hiperrománticas Tres metros sobre el cielo y Tengo ganas de ti, también coproducidas por Zeta Cinema, se confiesa «vergonzosa», «un tanto perdida» y casi como «si estuviera perdiendo la virginidad», refiriéndose, puntualizemos, a la comedia. «Es un reto porque el género tiene códigos totalmente distintos a los que había experimentado. Todo es nuevo y da un poco de vértigo. Pero me están ayudando mucho mis colegas, sobre todo Dani, que es un maestro del humor. Es como hacer risoterapia». «Se lanza, se tira al barro», la alaba su 'partenaire'.

En cambio, para Dani Rovira, bregado cómico y monologuista que presentará la próxima gala de los premios Goya, y, según Ripoll, «con un sentido del humor que le sale de forma natural», Ahora o nunca Ahora o nuncaes su segunda película tras el reciente éxito de Ocho apellidos vascos, pero no por ello siente ningún tipo de «presión» y se encuentra como pez en el agua. «Sé que no soy Robert de Niro», bromea. «El personaje de Álex es el yerno que a toda madre le gustaría tener. Es maniático y le gusta el orden y tener siempre todo planificado, pero aquí ve que todo se le complica si quiere llegar hasta su chica», explica el actor.

PARTE GAMBERRA

Te puede interesar

Sobre su papel de Eva, María Valverde lo compara con el personaje de Babi, en las adaptaciones de las novelas de Federico Moccia, «Es más adulta, pero también tiene luz e ilusión. Pero aquí creo que estoy liberando una parte de mí que estaba oculta, más gamberra, con unos cambios de humor, pasando de la risa al llanto...». Porque cuidado, puede que haya alguien que intente romper el amor y la química entre ambos.

Al equipo, que ya ha rodado durante dos semanas en Camprodón (Ripollés), le queda aún otra semana de trabajo en Barcelona para luego volar también a Ámsterdam y a la pequeña localidad de Castle Combe, en el sur de Inglaterra.