La escritora de origen catalán Lydie Salvayre, premio Goncourt

La autora francesa gana el prestigioso galardón con una novela sobre la guerra civil, basada en la infancia de su madre exiliada

1
Se lee en minutos
EVA CANTÓN / PARÍS

La escritora francesa de origen catalán Lydie Salvayre (1948) se ha alzado este miércoles con el prestigioso premio Goncourt por su obra 'Pas pleurer' (Seuil), una novela sobre el exilio y la guerra civil española. En ella, mezcla la voz del escritor Georges Bernanos con la de su madre, Montserrat Monclús Arjona, una antigua exiliada catalana que aún vive y que contaba a su hija de 15 años las miserias de su propia infancia. 'Pas pleurer' será publicada en Anagrama en castellano y en catalán en otoño del 2015.

Salvayre, de padre andaluz y madre catalanaha recibido seis votos frente a los cuatro que la Academia ha otorgado al argelino Kamel Daoud. El exitoso escritor francés David Foenkinos, que también competía por el Goncourt se ha llevado finalmente el premio Renadot por su novela 'Charlotte'. "Hasta ahora no había tenido el deseo de embarcarme (literariamente) en mis recuerdos maternales de la guerra civil ni en las obras que se le han dedicado. Pero tengo la sensación de que ha llegado el momento de sacar de la sombra esos acontecimientos de España que había arrinconado en mi cabeza para evitar sin duda las preguntas que podían aflorar", había declarado Salvayre sobre la obra ganadora, que es también una historia de amor imposible entre dos jóvenes republicanos.

Noticias relacionadas

Como manda la tradición desde 1914, el anuncio del Goncourt se hizo en medio de una gran espectación mediática en la primera planta del restaurante Drouant, en el centro de París. La dotación del premio es puramente simbólica (10 euros) porque lo que de verdad se lleva el ganador es una garantía de éxito en librerías.

Creado por la voluntad testamentaria del escritor francés del siglo XIX Edmond de Goncourt para premiar un libro de prosa publicado en el transcurso del año, el primero se concedió en 1903 en un restaurante de la plaza de la Bolsa, en París. Luego el ritual se trasladaría al también parisino restaurante Drouant.