Ir a contenido

POLÉMICA RENUNCIA Al GALARDÓN MINISTERIAL

«La ignorancia de los políticos es brutal»

Savall se reafirma en sus razones para rechazar el Premio Nacional en la Acadèmia de les Ciències i les Arts

MARTA CERVERA / Barcelona

Fiel a sí mismo, Jordi Savall (Igualada, 1941) se reafirmó este viernes 31 de octubre en los motivos que le han llevado a renunciar al Premio Nacional de Música -concedido por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte por su dedicación a recuperar y difundir patrimonio musical olvidado. La Acadèmia de les Ciències i les Arts acogió ayer una concurrida rueda de prensa tras la polémica suscitada a raíz del rechazo. Tal como argumentó en una carta dirigida al ministro José Ignacio Wert, en la que recriminaba la ignorancia y escasa visión de los responsables de Cultura, insistió en que lo que más pesó a la hora de tomar su decisión fue «que la música aquí no está valorada como un arte superior porque la ignorancia es brutal en el nivel de los políticos más altos». El violagambista proporcionó algunos detalles, auténticas perlas que avalan su tesis. «Desde que empecé mi carrera hace más de 40 años solo me ha recibido el un ministro de Cultura: Jordi Solé Tura», explicó. «Fue muy amable pero tampoco sirvió de mucho. En España nunca tienen tiempo para escucharte, siempre te pasan con un secretario. En cambio en Francia, en Bélgica, en Alemania y en Italia sí me he reunido con ellos».

Infructuosos esfuerzos

El violagambista se ha cansado de viajar al Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música para presentar proyectos sin obtener respuesta alguna. «Quizá es que no me he arrodillado suficiente», dijo con ironía. «Para el ministerio, el patrimonio musical no existe. Hablar con ellos es como hablar en el desierto». El músico citó algunos de sus proyectos fallidos para dar fe del desinterés institucional: crear un centro para estudiar y preservar el rico repertorio español; o grabar la integral de Tomás Luis de Victoria (1548-1611) así como otros compositores previo concurso público para determinar quién se encargaba de ello. «Y cuando mandaba Zapatero me reuní con él y con la Reina para impulsar una Capilla Real con músicos de todas las Españas, para recuperar y difundir el rico patrimonio musical», recordó. Savall es un experto en música antigua reconocido en el mundo entero, pionero junto con Nikolaus Harnoncourt en la interpretación barroca con instrumentos de época. Si él, que es toda una eminencia, se siente ninguneado, ¿qué no ocurrirá con otros músicos? Esa pregunta también ha influido en su rechazo al galardón. «Mi espíritu crítico me ha movido a realizar este gesto que espero haga reflexionar y sirva de revulsivo». Y aunque enumeró varias iniciativas que tras poner en marcha no pudo concluir, como la trilogía operística dedicada a Vicente Martín y Soler, Savall dejó claro que no tiene muchos conciertos en España, pero como trabajo no le falta, eso no es prioritario para él. Sí criticó la falta de planificación en la política musical. Reclamó «voluntad» para dar instrumentos que ayuden a los artistas como una ley de mecenazgo y la rebaja del IVA. Pero su mayor enemigo, insistió, es la ignorancia. «Los políticos ni siquiera tienen conciencia de nuestro patrimonio musical», señaló, preocupado por ver cómo se protege el repertorio del siglo XIX y XX mientras el resto carece «de una institución estatal que lo promueva».

Al margen del 9-N

Savall, que aceptó la Medalla d'Or de la Generalitat hace dos semanaa, aclaró que su postura ante en el 9-N no ha influido para nada en su renuncia al Premio Nacional: «Mi posición respecto a la consulta no ha influido en mi decisión de rechazar el galardón. Esta es una cuestión personal relacionada con mi visión de la política cultural y en particular, musical». «En Catalunya también hay cosas por mejorar, sobre todo de cara a los jóvenes músicos. En eso lo mismo que he dicho para España sirve para Catalunya».

0 Comentarios
cargando