27 may 2020

Ir a contenido

ENCUENTRO CON LA CREACIÓN CONTEMPORÁNEA

El arte más joven se cita en Swab

La feria de arte emergente arranca con 60 galerías de 20 países y con el dibujo como principal apuesta

N.ATÀLIA FARRÉ / BARCELONA

Jovenes creadores. Arte contemporáneo y coleccionistas que empiezan. Son los tres conceptos que mejor definen Swab, la feria de arte emergente de Barcelona que abre sus puertas, desde el jueves hasta el domingo, en el Pabellón Italiano de la Fira. Y que tiene en la edición actual, la séptima, al dibujo y al retrato como principales argumentos. No se trata de algo premeditado sino de una tendencia. Una inclinación dada por el perfil de sus participantes, tanto de los que están en los estands como de los que se los miran, pues los primeros inician su carrera artística y los otros empiezan su colección. Y «el dibujo es una disciplina económicamente accesible», afirma su director, Joaquín Díez-Cascón. La justificación de tanto retrato se sustenta en el momento actual «de retorno a la figuración». Y es que el objetivo de la feria es «mostrar las tendencias actuales del mundo del arte a partir de la aportación de diferentes países», apunta Díez-Cascón.

De manera que 20 son las nacionalidades de las 60 galerías presentes en la feria y que muestran el trabajo de 165 artistas nacidos después de 1970. Aunque este año Swab tiene más aire barcelonés que nunca: 15 de las salas que participan son de la ciudad y muchos de los artistas expuestos también: «Barcelona vive un momento creativo especial con una nueva forma de entender el arte, nuevas expresiones y nuevas galerías», sostiene el director.

Ahí están, a modo de ejemplo, La Galería encantada -una de las salas con menos de dos años de existencia que han sido invitadas a participar- que tiene local en Els Encants. Y la artista Vanessa Donoso López, una barcelonesa afincada en Dublín cuya obra puede verse en la galeria irlandesa Kevin Kavanagh.

Obras desde 300 euros

La focalización de la feria hacia los jóvenes es evidente también en los precios, que parten de los 300 euros que cuestan unas acuarelas de Marc Herrero. Aunque pueden encaramarse, como la instalación That night I don't remember, de Humberto Díaz, cuyo precio alcanza los 35.000 euros. Y en 210.000 euros -70.000 aportados por la administración- se fija el presupuesto de Swab que en el 2013 sumó 15.000 visitas. «Swab está consolido», concluye Díez-Cascón.