Ir a contenido

CELEBRACIÓN

Nicanor Parra cumple 100 años

Chile se vuelca en el aniversario del poeta, que recibe la visita de la presidenta Bachelet

ABEL GILBERT / BUENOS AIRES

Nicanor Segundo Parra Sandoval, figura esencial de las letras latinoamericanas, cumple este viernes 100 años. Ya ayer tarde, en el balneario Las Cruces, donde vive, recibió la visita privada de la presidenta chilena Michelle Bachelet, que le felicitó el aniversario con una tarta. Mientras, Chile festeja el acontecimiento como un fasto estatal.

La vida y la obra del creador de la "antipoesía" se han entrelazado profundamente. Físico y matemático, inconformista y provocador, el Premio Cervantes 2011 será testigo extraordinario: todo un país leera, como si fuera una sola voz, 'El Hombre Imaginario', el poema que escribió en 1985 y con el cual dijo haber conjurado las frustraciones de un amor que no fue. Don Nicanor, que vive en Las Cruces, a 115 kilómetros de Santiago, tal vez escuche el rumor de sus propias palabras: "Y en las noches de luna imaginaria sueña con la mujer imaginaria/que le brindó su amor imaginario/vuelve a sentir ese mismo dolor/ese mismo placer imaginario/ y vuelve a palpitar/ el corazón del hombre imaginario".

Nicanor Parra nació en San Fabián de Alico, 5 de septiembre de 1914. Fue el primero de nueve hermanos en un clan de músicos y escritores. Su hermana Violeta es otro de los emblemas de la cultura chilena. Él obtuvo el Premio Nacional de Literatura 1969, cuando ya su marca poética se anunciaba como indeleble. De ese reconocimiento a su condición de celebridad hubo un trecho, y el autor de 'Poemas para combatir la calvicie' lo transitó de manera despreocupada.

Las "jornadas Parra" fueron inauguradas ayer por los ministros de Justicia y Cultura, José Antonio Gómez y Claudia Barattini, respectivamente y se extenderán hasta mañana, cuando, en la explanada del Palacio de La Moneda, se celebre un concierto masivo. Gómez le entregó a Cristobal Ugarte, nieto del poeta, su antigua acta de nacimiento, un documento que su abuelo, confesó, nunca había visto. "Agradezco este gesto para que nadie dude de que mi abuelo cumplirá 100 años, dijo.

"Nunca ha sido un militante furioso. El suyo es un pensamiento que no resiste compromisos. Aunque aparenta lo contrario, su pasión es el equilibrio. Las otras pasiones, las que se desbordan, le producen temor y desconfianza", lo definió el escritor Patricio Fernández, director del semanario 'The Clinic'. "Si acaso se le puede considerar un liberal, sería un liberal popular. Sus argumentos no provienen de la economía. Los millonarios nunca le han llamado mucho la atención. De hecho, no recuerdo que haya rescatado frases salidas de sus bocas. No obstante, los conquistó a todos. Hoy cuesta encontrar a alguien que despotrique contra Parra", añadió.

Sin el Nobel

La televisión chilena le preguntó ayer a su nieto, 'Tololo' Ugarte, por qué creía que su abuelo nunca había ganado el Premio Nobel. Y dijo que había dos razones: una política y otra amorosa. "El Nobel es un premio geopolítico. Chile ya tiene dos premios de Literatura (Gabriela Mistral y Pablo Neruda), Argentina no tienen ninguno y tiene a Jorge Luis Borges; y mi abuelo ha tenido problemas con la izquierda mundial, con Cuba y con Salvador Allende en la época de la Unidad Popular: él no se merecía eso", dijo en alusión a la foto en la que Nicanor Parra aparece junto a Pat Nixon, esposa del entonces presidente de Estados Unidos, que jugó un papel protagónico en el golpe de Estado del 11 de setiembre de 1973 contra Salvador Allende.

"Todos saben que fue por esta taza de té que se tomó con la señora Nixon. Pero él fue como turista a la Casa Blanca y de repente de un muro falso apareció la señora de Nixon a regalarle un libro, y en la foto parecía que él le estuviera regalando un libro a ella. Entonces se le declaró persona 'non grata' en Cuba y enemigo de la Unidad Popular y ahí perdió para siempre con el Nobel", sostuvo Ugarte.

A la vez, Ugarte contó que su abuelo sostuvo una relación con quien fuera una de las integrantes de la Academia Sueca, que otorga el galardón. "Esa relación terminó pésimo, ella de hecho dijo públicamente 'mientras yo viva Nicanor Parra nunca va a obtener el Nobel', y murió hace dos años", dijo.

Nicanor Parra relató que una vez su hermana Violeta se le apareció en sueños y le preguntó por qué no se mataba. "El problema -escribió Fernández- le dio vueltas durante un buen tiempo, nada muy nuevo en él, porque a Nicanor de pronto se le meten cosas de distinta índole en la cabeza, y las desmenuza de tal manera, que ninguna pregunta vale más ni menos que esa sobre la muerte". Una de las respuestas que tuvo en consideración se la dio un sabio oriental cuando le consultaron si estaba preparado para morir. "Sí, contestó, y para vivir otros mil".