Ir a contenido

The Blues Brothers

Del chiste a la eternidad

El grupo, que nació de un 'sketch' en el programa televisivo 'Saturday night live', se ha convertido en un vehículo de culto al soul y el rhythm'n'blues clásicos y atemporales

J. B.
BARCELONA

Comenzaron como una broma, un sketch del programa Saturday night live, y pero el chiste se convirtió en banda, y la banda, en símbolo de las esencias sonoras afroamericanas, de un blues y un soul convertidos en espectáculo a través del agitador tándem formado por John Belushi y Dan Aykroyd. The Blues Brothers refrescaron un repertorio de otro tiempo, los años 60, en plena era punk, luciendo las credenciales de una experimentado elenco de músicos de apoyo que sobrevivió a la muerte, en 1982, de Belushi. Una banda que, a su manera, sigue fiel al pacto de sangre que sus dos líderes originales sellaron en su día, dice la leyenda, utilizando una cuerda de la guitarra del bluesman Elmore James.

Belushi, natural de Chicago, descendiente de inmigrantes albaneses, y el canadiense Aykroyd inventaron sendos alias, Jake y Elwood Blues, y un relato entre heroico y paródico, según el cual ambos fueron chicos problemáticos, pasto de reformatorio, que sellaron su amistad convirtiéndose en correcaminos. La realidad es algo distinta: a ambos les unió la profesión de comediantes y un contrato de la cadena NBC que dio cobertura a su primera aparición, el 17 de enero de 1976, vestidos de abeja, cantando y tocando la armónica en una versión del blues pantanoso I'm a king bee, de Slim Harpo. El pianista y arreglista Paul Shaffer (el actual director musical, desde hace tres décadas, del programa de David Letterman) ayudó luego a la pareja a construir una banda tirando de musicos habituales de Saturday night live, como Lou Marini y Tom Mallone (a su vez, miembros de Blood, Sweat & Tears), y de un par de veteranos de la sala de calderas de Stax Records, el guitarrista Steve Cropper y el bajista Donald Duck Dunn. Músicos, estos últimos, procedentes de Booker T. and the MG's, banda con la que arroparon a figuras como Otis Redding, Rufus Thomas y el dúo Sam & Dave, muy inspirador en la creación de The Blues Brothers.

Granujas en la pantalla

Su debut, Briefcase full of blues (1978), grabado en directo, sacó del museo, en vigorosas versiones, piezas como I can't turn you lose (Otis Redding) y Soul man (el clásico de Sam & Dave) con un plus de expresividad y toques de humor (el scat de Rubber biscuit). Fue número uno en Estados Unidos y allanó el camino para la película The Blues Brothers (1980), de John Landis (estridente título de su versión española: Granujas a todo ritmo), en la que aparecían Aretha Franklin, James Brown y Ray Charles. Su celebrada banda sonora incluyó hitos como su asalto a Everybody needs somebody, éxito de Solomon Burke en 1964.

Un disco menos lucido, Made in America (1980), precedió al drama, cuando una sobredosis de heroína y cocaína se llevó a Belushi a los 33 años. Disueltos los Brothers, la formación instrumental se reactivó en 1988. En el 2012, Aykroyd montó unos nuevos Blues Brothers con Jim Belushi, hermano pequeño de John, mientras Cropper y compañía mantenían su marca Original apelando al pedigrí de artesanos históricos de la banda. No faltan los voluntarios para evocar las gestas de los hermanos del blues.