Ir a contenido

MARIONA CARULLA. Economista

«Sitúo el tope de socios del Orfeó Català en 5.000»

M. C.
BARCELONA

Pilotó los primeros cuatro años del Palau de la Música tras el escándalo de Millet. Restituir la confianza en la institución y devolver el protagonismo a los coros, el alma de la casa, han sido sus caballos de batalla.

-¿Cuál es su mejor baza para seducir al socio?

-El trabajo realizado durante mis primeros cuatro años al frente de la institución. Hemos hecho muchas cosas y queremos seguir trabajando para llegar todavía más lejos y consolidar nuestro proyecto.

-¿Qué cambiará en el Palau si sale elegida el próximo jueves?

-El gran cambio ya ha ocurrido. El Palau dispone ahora de un sistema de gestión que evita que pueda reproducirse un fraude como el que hubo. Ahora hay una única fundación, un único contable que lo controla todo. En la Fundació están representados todos: cantantes, mecenas e instituciones. Nuestro objetivo es velar por la excelencia musical. Solo así podremos seguir creciendo y aumentando los socios del Orfeó, el público y los abonados.

-¿Cómo lo logrará?

-Apostando por la calidad. El nivel de nuestros coros ha subido y crecerá más si continúan trabajando con primeras figuras y con orquestas de prestigio internacional. El año pasado el Orfeó Català debutó en Viena y el año próximo, junto con el Cor de Cambra, cantará con la London Philarmonic en Londres.

-Una de las cosas que le recrimina su contrincante es no haber aumentado lo suficiente la base social.

-El número máximo de socios que ha tenido el Palau ha sido 5.000 en el año 1963, cuando mi padre puso en marcha una campaña a través del programa Ustedes son formidables. El Palau tiene un límite.

-¿A qué se refiere?

-Es imposible hacer de todo aquí. Hay un límite físico en el Palau de la Música. Ya se ve en el concierto de Sant Esteve, el más popular. Esto no es un club. Es importante conocer nuestras raíces: según los estatutos de 1891, el objetivo del Orfeó Català es la divulgación de la música con especial atención al canto coral. No hablan de ser un club social.

-¿Cuál es el límite de socios?

-Sitúo el tope en 5.000 personas, para que todos puedan disfrutar de los conciertos.

-Su opositor considera que los abonados a ciclos propios deberían asociarse al Orfeó.

-Discrepo. No puedes obligar a la gente a asociarse, has de convencerla. El socio debe tener un determinado perfil: comulgar con el ideario y el espíritu del Orfeó Català.

-¿Ofrecerá descuentos a socios?

-Cuando llegué al cargo estaba todo por hacer. Mi principal preocupación era que la actividad y los gastos fueran sostenibles. Desde hace cuatro años el presupuesto está equilibrado. Antes de pensar en descuentos hay que poner esto en valor. Lo que propone Duran no se aguanta. Pocas instituciones culturales cumplen con el presupuesto con recortes del 50% en subvenciones. La gestión ha sido impecable.

-Pues su oponente cree que las cuentas no están claras. Recela por la diferencia entre el presupuesto del Orfeó y la memoria del 2012.

-Cualquiera sabe que un presupuesto es una previsión y una memoria refleja la actividad real del año en una empresa.

-¿Ha habido fair play?

-Por mi parte sí. Ellos en cambio buscan sacarle punta a todo para desacreditarnos.