Ir a contenido

EL LIBRO DE LA SEMANA

Un 'killer' en Nápoles

Maurizio de Giovanni vuelve a crear otro gran personaje

RAMON VENTURA

Desde que el gran narrador italiano Giorgio Scerbanenco creó las bases del thriller transalpino no se había visto tal difusión del giallo, la denominación itálica de la novela negra. Ya sea por autores naturalizados como la norteamericana Donna Leon (un caso nada raro: el mismo Scerbanenco nació en Kiev) como por una potente serie de escritores nativos como Andrea Camilleri, Gianrico Carofiglio, Marco Vichi i Maurizio de Giovanni entre otros, el término literario giallo ha ganado presencia y prestigio año tras año (pocos recuerdan los spaghetti thriller de los años 70:  filmes policiacos sazonados con higadillos y un poco de erotismo local). El detective literario italiano es distante -en kilómetros- del relato criminal nórdico, pero los dos saben retratar con acierto cuando la noche cae sobre el corazón de las personas.  El estilo del sur de Europa, además, se reproduce con facilidad.

LOS DOS HIJOS DE DE GIOVANNI / Tradición recuperada y fértil, su producción no destaca solo por la narrativa prolífica de un monstruo como Andrea Camilleri (necesitas para él una librería entera). Maurizio de Giovanni, además, se arriesga a ser progenitor de dos detectives a la vez: el comisario Ricciardi, primero, y el inspector Lojacono, ahora. Ambos investigadores ejercerán en los mismos escenarios de Nápoles pero con siete décadas de diferencia. Que el escritor consiguiera que uno no fuese caricatura ni reflejo del otro, y que las respectivas voces fuesen distintivas y peculiares me provocaba inquietud. Sin motivo: si nuestro autor define a Ricciardi como el guardián «de las almas de la oscuridad», al segundo le llama «il Montalbano del Cottolengo». Bien.

En El método del cocodrilo, Lojacono será -como todos los personajes de este libro- una víctima de los límites del amor. Víctima de los eternos momentos de silencio, del peso de la responsabilidad, pero sin ninguna voz que lo atormente. Trasladado desde Sicilia como sospechoso de connivencia con la Mafia (¡el crimen organizado nunca aparece en las novelas de Ricciardi!) y arrinconado en una oficina cualquiera, Lojacono vive perdido en el Nápoles de hoy, marginado, inseguro entre dos mujeres, olvidado por su familia y cargando el peso de sus decisiones. Un día se involucra en un caso de gran repercusión: los crímenes de El Cocodrilo, un asesino que tiene atemorizada a la antigua ciudad y que el autor escenificará con elegancia, pausadamente y en capítulos cortos, muy cortos.

Más que el Nápoles grotesco y miserable que describía Curzio Malaparte en La piel, Maurizio de Giovanni retrata una ciudad donde nadie quiere problemas. Y este desinterés será el factor que haga invisible a El Cocodrilo, alguien que llora cuando perpetra sus crímenes, que se mueve en silencio (lógico: es un hombre de edad avanzada) y que mata a jóvenes sin hacer distinción por clases sociales o sexos. Estos factores lo harán distintivo, aunque tanto Petros Márkaris como Johan Theorin ya han recurrido a homicidas de edad avanzada y David Mark ya desarrolló los crímenes de un sicario de lágrima fácil. Ahora espero con ansia el nuevo libro. Pero os tengo que ser muy sincero: una vez leído El método del cocodrilo dudo a cuál de los dos investigadores creados por Maurizio de Giovanni quiero más. ¿Dudaréis también vosotros?

3EL MÉTODO DEL COCODRILO

Maurizio de Giovanni

Trad.: Celia Filipetto

Roja y Negra. 257p. 18,90 €