Ir a contenido

REGRESO DE UNA FORMACIÓN DE CULTO

Noche de Eels al desnudo

El grupo de Mark Oliver Everett expone su nuevo disco autobiográfico en el Teatre Grec

JORDI BIANCIOTTO
BARCELONA

Una ilustre rareza del rock americano toma posesión del Teatre Grec: el grupo californiano Eels regresa esta noche a Barcelona (22.00 horas) con nuevo material en las manos, el de The cautionary tales of Mark Oliver Everett, un disco titulado en honor a las turbulencias que siempre asolan el maltratado cerebro de su ideólogo, cantante y guitarrista.

Eels ha tenido siempre algo de vehículo terapéutico para Mark Oliver Everett, que hace seis años aireó sus interioridades autobiográficas en el libro Cosas que los nietos deberían saber (publicado en castellano con prólogo de Rodrigo Fresán), que incluye episodios como la muerte de sus padres y el suicidio de su hermana. En su nuevo disco se somete a una sesión de diván por la que desfilan decisiones erróneas, ramalazos de autocrítica, personajes cercanos desatendidos y, en fin, ingredientes que han llenado de infelicidad su tránsito por el mundo. Everett se pregunta porqué se apartó de alguien que le convenía, Agatha Chang, y expía culpas en la melancólica Mistakes of my youth. Esos vulnerables, dolorosos territorios líricos son transitados con rasgos tragicómicos y tirando de un sonido que preserva la tendencia hacia un rock tenuemente excéntrico y áspero, con inclinaciones más minimalistas de lo habitual.

Rareza y marginación

Tanta exposición pública de esas convulsiones íntimas no constituye ninguna novedad en la trayectoria de Eels, un grupo que se dio a conocer en 1996, después de tres discos a título individual, con Beautiful freaks, trabajo que rendía cierto culto a la rareza y la marginación psicológica. Su pop enfermizo, que esconde una emotividad tras sus capas de guitarras rugosas, se ha mostrado altamente fértil, con una docena de discos que han explorado a fondo el cuatro psicológico de Everett.

Eels regresa a Barcelona poco más de un año después de reunir a sus motivados fans en la sala Barts. El nuevo temario sugiere que el concierto de esta noche será menos tempestuoso y más recogido. Apuntan hacia esa dirección las sensibles versiones incluidas en el repertorio de esta gira: When you wish upon a star (la canción de Pinocho, de Leigh Harline), la balada romántica Can't help falling in love (que popularizó Elvis Presley) y Turn on your radio, de Harry Nilsson.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.