CRÍTICA

Los meandros de la memoria

Descubrir a Ruiz Sosa es un esfuerzo con recompensa

2
Se lee en minutos
RICARDO BAIXERAS

Cualquier recuerdo se puede convertir en un eco de la realidad. Los meandros de la memoria son el sustrato de la literatura porque acotan el terreno de la percepción, del tiempo y de los sentidos. El discurso sobre la memoria puede convertirse, de este modo, en el discurso sobre la locura y este, a su vez, en un relato vivísimo sobre los muertos. Todos estos significados se erigen en la sustancia fundamental de Anatomía de la memoria, una novela con la que Eduardo Ruiz Sosa (Culiacán, México, 1983) ha ganado la beca Han Nefkens en colaboración con el Máster en Creación Literaria del IDEC (UPF). Es una novela muy exigente en la que el lector debe sostener el discurso de unos personajes que no sabe a ciencia cierta si están vivos o están muertos. No le extrañe al lector avezado que más allá de la deuda evidente con el libro de Robert Burton, Anatomía de la melancolía, le asalte constantemente durante la lectura su recuerdo de uno de los hitos de la literatura en lengua española del siglo XX: Pedro Páramo.

El libro de Ruiz Sosa es una urdimbre de ecos o de voces en torno a la historia de Los Enfermos, un grupo de estudiantes «que pretendía, de alguna manera, instaurar un nuevo orden nacional». Trufada por un estilismo anclado en lo cotidiano absolutamente memorable -como por ejemplo, «esto es la memoria: olvido en ojos durmientes» o «hurgar en la memoria es tantear la ceguera de los otros»-, y por una clara vocación testimonial que le permite a Ruiz Sosa neutralizar el narrador para escribir la oralidad, la novela relata cómo Estiarte Salomón trata de escribir la biografía de Juan Pablo Orígenes, poeta que formaba parte de aquel grupo. Recomponer aquella la memoria rota es la tarea quimérica de un biógrafo que cae en las redes del pasado descompuesto por los recuerdos, la memoria física del olvido concebido «como una forma de entierro». Imposible dar cuenta de las múltiples lecturas de un texto de tanta envergadura, imposible saber cómo se puede escribir una primera novela con tanta fuerza, con una escritura tan potente y pergeñada con un poso de lecturas que se me antojan innumerables. Ya tienen lectura veraniega: les aseguro que no será en balde y el esfuerzo, profusamente recompensado.

3ANATOMÍA DE LA MEMORIA

Noticias relacionadas

Eduardo Ruiz Sosa

Candaya. 571 p. 21 €