Ir a contenido

DEL 14 AL 20 DE MAYO

Odas a la patria

La Setmana de la Poesia de BCN reintroduce el tema patriótico

ERNEST ALÓS
BARCELONA

La Setmana de la Poesia de Barcelona empieza hoy con una revisión del pasado: los Jocs Florals, reconvertidos en premio literario y repaso de la producción poética en catalán del año anterior, y la entrega del Premi Extraordinari Memorial 1714, una de las varias iniciativas con las que el certamen actualiza y moderniza el concepto tradicional de la poesía patriótica. O «cívica», puntualiza el ganador del premio, Marcel Riera, con el poema Inventari de Montjuïc.

«Aunque hay una gran cantidad de libros sobre 1714 y a nadie le extraña que haya un boom de novela histórica, en poesía no se ve un equivalente. Pero históricamente, en los momentos de exaltación patriotica, la poesía catalana ha estado al lado del movimiento de resurgimiento nacional», explica el poeta badalonés. Sin embargo, precisamente para evitar cualquier asociación jocfloralesca, aunque tiene escritos «algunos otros poemas de un tono más tradicionalmente patriótico», eligió presentar el que ha resultado ganador «para demostrar que una oda a Barcelona o Catalunya, que es lo que establecían las bases, puede ser algo absolutamente contemporáneo».

Una idea que, en la presentación de la Setmana de la Poesia, refrendó Sam Abrams, comisario de la cita, al recordar que en todas las grandes literaturas «grandes poetas han hablado de su país, de la identidad y de la comunidad».

En el poema de Riera aparecen los «soldats forans» en el «castell malaurat de castellana jeia» pero también la geología de la montaña, las «abandonades pedreres» y los desaparecidos campos de trigo, los museos, «el cementiri que decanta Montjuïc cap a garbí», los anarquistas fusilados, el tiro al pichón, «un estadi sempre buit», los silos de cereales del puerto y «turistes com formigues que esborren l'últim rastre de tot el que hi havia». «Hago un paralelismo entre Montserrat y Catalunya y Montjuïc y Barcelona. Es una montaña gastada, castigada, en la que hemos tapado todo, con una ciudad desagradecida a sus pies, que no se acaba de dar cuenta de que existe gracias a que Montjuïc está allí», explica Riera.

EL PROGRAMA / El premio extraordinario que se entrega hoy, durante la celebración de los Jocs Florals (el vencedor del certamen de este año es el poeta residente en Nueva York Melcion Mateu) y antes del recital espectáculo Suite Barcelona (1710-1715) en el Born, no será el único momento en que el tema nacional estará presente. Este viernes, un encuentro encarará las odas a Barcelona y Catalunya recopiladas por Sam Abrams y Jaume Subirana en sendas antologías con las contraodas críticas o satíricas presentadas por David Castillo. Aunque el propio Subirana prefiere incluir entre sus odas patrióticas un inventario de plantas de Blai Bonet o Les cases del meu carrer de Enric Casasses, porque «hay muchas maneras de enfocar el tema que -dice, citando a Los Luthiers- están alejadas de la gloria vana y el oropeal vacuo». La defensa de la unidad de la lengua estará presente en varios actos, pero especialmente en el recital La somio completa, el domingo, con poetas de todos los territorios de habla catalana.

Pero ese no es el único eje de la Setmana de la Poesia. Otros platos fuertes, además de la 30ª edición del Festival Internacional de Poesía en el Palau de la Música, el 20 de mayo, con la participación de Antoni Clapés, Aleksandr Kushner, Mary Jo Bang, Mircea Cartarescu, María Negroni y Anna Montero, serán el recital Vinyoli per Vinyoli de Lluís Soler (el viernes), el recital In absentia, basado en grabaciones de poetas fallecidos (Foix, Arderiu, Carner y Villangómez, mañana, jueves), el homenaje de poetas catalanes a Lou Reed (el viernes), el recital de la uruguaya Ida Vitale (también mañana) y el espectáculo sobre Edgar Allan Poe del actor Josep Maria Pou y el fotógrafo Jordi V. Pou (el próximo lunes).