EL LIBRO DE LA SEMANA

Jonasson no falla

'La analfabeta que era un genio de los números' mejora la fórmula de 'El abuelo que saltó por la ventana'

Jonas Jonasson.

Jonas Jonasson. / ARCHIVO

Se lee en minutos
RAMON VENTURA

La analfabeta que era un genio de los números (en catalán, L'analfabeta que va salvar un país) será uno de los fenómenos de la temporada, si tenemos en cuenta el éxito de su precedente, El abuelo que saltó por la ventana y se largó. Acabada su lectura, una reflexión serena inevitablemente evocará recuerdos de otros libros, obras de Ionesco, de Mrozek, de Samuel Becket y también de Monzó. Solo por un instante, porque otras frases se impondrán, de golpe, y su absurda comicidad despertará imágenes de nostalgia de sonrisas cinematográficas: Como cuando Groucho Marx clamaba: «¡Si nos encuentran estamos perdidos!». Para añadir : «Pero... ¿cómo podemos estar perdidos si nos encuentran?» Y es que tanto los Marx como nuestro escritor juegan con el surrealismo de la carambola, a tomar un hecho cotidiano y llevarlo hasta el absurdo, a jugar con la literalidad de las frases, con las convenciones sociales, a la sorpresa como gag.

Jonas Jonasson (Vaxjo, 1962) es un curioso escritor sueco, y digo curioso porque no escribe thrillers: ha sido periodista e hizo carrera en la televisión. Como novelista es el orgulloso padre de dos criaturas: la mayor es el Allan Karlsson (El abuelo...) y la pequeña es Nombeko (de apellido Mayeki, le parece), una mujer inteligente, nacida negra bajo un Gobierno racista y sin más posesión que su orgullo y la voluntad de no ser una sombra sumisa. Una mujer analfabeta que conseguirá -primero- ser la limpiadora jefe de las letrinas de Soweto para -después- convertirse en traductora del chino y física nuclear autodidacta. Es la conductora de esta intriga humorística, desenfadada y reflexiva. Como ya pasaba en El abuelo...,  Nombeko viajará, y en este periplo se cruzarán con ella importantes figuras políticas del siglo XX, vivirá rocambolescas aventuras y Suecia será uno de los escenarios de la trama.

¿UN REFRITO? / Inevitablemente surge la pregunta: ¿Es La analfabeta... un refrito de El abuelo...? ¿Un autoplagio? Ciertamente, nuestro escritor ha encontrado su fórmula, una mecánica verificada y probada con éxito. Pero mientras la primera nos sorprendió, esta segunda novela es muy diferente; el conjunto tiene más consistencia, más cuerpo, y a pesar de la referencia a la bomba atómica y a la historia del siglo XX, Jonas Jonasson ha sabido dar a su protagonista un contrapeso, un personaje (Ingmar) que lo llena de contrastes. El abuelo Karlsson era un individuo inculto, que pensaba primero en sí mismo, y sin remordimientos por su pasado: un criminal, simpático, sí, pero un criminal. En cambio la analfabeta ha luchado para aprender, procura el bien y piensa en los demás, es honesta y se indigna ante las decisiones estúpidas (como el mítico soldado Svejk de la novela de Jaroslav Hasek). Y como heroína de esta ácida comedia se convertirá en ejemplo y crónicas de la marginación, de los absurdos del  apartheid (pienso en Exhibición impúdica de Tom Sharpe) y de la descolonización. Nombeko se burla del poder y lo hace con humor, simpatía y justificado escepticismo, pero sin amargura, sin un cinismo distante.

LAS EXPECTATIVAS / Y ahora la pregunta final, para muchos la más importante: ¿será esta magnífica novela uno de los libros más vendidos de Sant Jordi? Sí, así lo creo, y será un triunfo merecido. Aunque yo no esperaría a abril. ¿Estáis preocupados por la crisis? ¿Tenéis angustia, depresión? La mejor terapia no está en las farmacias: disfrutad del humor. Jonas Jonasson: no falla.

3LA ANALFABETA QUE ERA UN GENIO DE LOS NÚMEROS / L'ANALFABETA QUE VA SALVAR UN PAÍS

Jonas Jonasson

Salamandra / La Campana

Trad. Sofía Pascual / Lluís Solanes

Noticias relacionadas

y Imma Falcó.

416/ 398 págs. 19 / 19,95 €