Ir a contenido

El Ayuntamiento de Girona aprueba la adquisición del fondo Santos Torroella

La operación, que puede suponer una inversión de 10 millones si se suma la rehabilitación del futuro museo, ha originado un tenso debate en el pleno y en la ciudad

FERRAN COSCULLUELA / Girona

 El crítico Rafael Santos Torroella, en una foto de 1997

 El crítico Rafael Santos Torroella, en una foto de 1997 / ARCHIVO / GUILLERMO MOLINER

El pleno del Ayuntamiento de Girona ha aprobado en una ajustada votación, que se ha dirimido gracias al voto de calidad del alcalde,Carles Puigdemont(CiU), la adquisición del fondo artístico del crítico e historiador Rafael Santos Torroella(1914-2002) que incluye una colección de arte contemporáneo (entre las 1.200 obras hay piezas de Dalí, Miró Tapies, Picasso, Picabia y Frida Kahlo), además de una importante biblioteca y un archivo personal.

La adquisición de este importante fondo artístico del hermano de la pintora Ángeles Santos Torroella (1911-2013) ha originado un encendido debate en la ciudad y en el pleno, ya que supone un desembolso de 3,9 millonesde euros (a pagar en 7 años) y el compromiso con la familia del crítico de que se expondrá en la Casa Pastors de Girona (un edificio neoclásico del siglo XVIII situado delante de la catedral que se tendría que rehabilitar).

Para poder ubicar la colección en este regio edificio es necesario llevar a cabo unas obras de remodelación que algunos expertos han valorado, como mínimo, en 4 millones de euros, por lo que el monto total de la operación sería entre 8 y 10 millones de euros, una cantidad que los opositores a la compra (encabezados por los grupos municipales del PSC, ICV y CUP) consideran que la ciudad no se puede permitir en estos momentos.

Dudas sobre su calidad

"No ponemos en duda el valor cultural del fondo, pero expertos de prestigio han dicho que algunas de las piezas son buenas para integrarlas en un contexto con otras obras importantes pero por ellas mismas no crean colección ni crean reclamo externo, son débiles para ser un reclamo turístico", ha afirmado la portavoz socialista, Pia Bosch.

Por el contrario, el alcalde y el grupo municipal de Convergencia i Uniò consideran que esta colección y la creación de un nuevo museo de arte contemporáneo en la Casa Pastors sería un revulsivo cultural para la ciudad y supondría una promoción que favorecería la llegada de turistas.

"Es una apuesta por el arte moderno y contemporáneo que nos permite un discurso basado en la calidad y la excelencia, poniéndolo al nivel del teatro, la música y la gastronomía. Nos lleva a conectarnos mejor con el mundo y abre vías de colaboración con otros museos y con el sector privado. La cultura no es un lujo, no es un elemento superfluo, es un motor económico", ha replicado Puigdemont.

Manifestación en contra

Además de las críticas por el coste de la operación, durante los últimos meses también se ha originado un debate sobre la calidad de las obras de la colección, ya que hay especialistas que consideran que aunque contiene piezas de famosos artistas, se trata en realidad de obras menores.

El debate incluso se ha trasladado a la calle, ya que una hora antes de que comenzara el pleno se ha llevado a cabo una manifestación, convocada por la Xarxa de Lluita pels Drets Socials de Girona (XDS), una plataforma que agrupa una cuarentena de entidades, colectivos, sindicatos y partidos políticos de izquierda, para protestar por el "gasto millonario" que supone la compra del fondo y para reclamar que se abra una consulta ciudadana sobre su adquisición.

Finalmente, la votación se ha saldado con los 11 votos a favor de CiU y de un regidor no adscrito, la oposición del PSC, ICV y la CUP (que también sumaban 11) y la abstención de la regidora del PP y el representante de Reagrupament, por lo que el voto de calidad del alcalde ha sido decisivo para dirimir el empate.