Ir a contenido

Ignasi Marroyo cede su fondo fotográfico al Arxiu Nacional

Fue compañero de Joan Colom en el asociacionismo fotográfico de los años 60

ERNEST ALÓS / Barcelona

El fotógrafo Ignasi Marroyo (Madrid, 1928) y el 'conseller' Ferran Mascarell han firmado hoy la donación del fondo del fotógrafo al Departament de Cultura para su depósito en el Arxiu Nacional de Catalunya. El archivo de Marroyo está formado por 73.000 imágenes entre 1950 y 2010, e incluye tanto los años iniciales, en los que Marroyo, junto con su buen amigo Joan Colom, participaron en grupo de fotógrafos amateurs de la vanguardia e intentaron profesionalizarse infructuosamente como fotoperiodistas, como a su posterior labor como fotógrafo industrial.  

Marroyo ha definido el fondo como "el trabajo de toda una vida". "Desde el primer carrete que mi padre tiró, ha tenido conservados todos los datos de cada fotografía y las ha archivado metódicamente. Al jubilarse, también las digitalizó", ha explicado su hija, Pilar Marroyo, quien ha recordado que el primer contacto con la Administración se estableció en una mesa redonda sobre el futuro plan de la fotografía de Catalunya que se celebró en el Col.legi de Periodistes de Catalunya con la asistencia de numerosos profesionales. Tras abordar allí a Mascarell y al director general de Patrimoni, Joan Pluma, "el 'conseller nos aseguró que tendríamos noticias del director del Arxiu Nacional de Catalunya, y sí fue". Hace apenas un mes, Marroyo, a pesar de desplazarse con dificultades, asistió a la presentación en el Museu Nacional de Catalunya de la exposición dedicada al fondo que Joan Colom donó al museo.

El 'conseller' Mascarell ha agradecido la "generosidad" de Marroyo, miembro de una generación "que ha aportado mucho al país" a pesar de vivir tiempos difíciles.

Unas 60.000 imágenes del fondo Marroyo forman parte de su trabajo personal y creativo, a las fotografías de sus últimos, de temática local y centradas en la localidad donde vive desde los años 60, Rubí, mientras que unas 13.000 corresponden a su trabajo como fotógrafo industrial a partir de 1963.

En los años 50 y 60, Marroyo realizó trabajos (como sus reportajes del Somorrostro, el Born o los toros) en la línea de la nueva vanguardia catalana, un movimiento en el que abundó el tratamiento de temáticas neorrealistas. Compañero de Joan Colom en su intento de profesionalizarse como fotoperiodista, su traslado de Barcelona a Rubí fue, junto a la denuncia que recibió Colom por sus fotografías en el libro de Camilo José Cela 'Izas, rabizas y colipoterras', uno de los motivos que influyeron en la retirada de este último de la fotografía durante varias décadas.

De su trabajo en el colectivo fotográfico El Mussol (junto con Josep Bros, Jordi Munt, Jordi Vilaseca, Joan Colom, Enric Garcia Pedret, Antoni Boada y Josep Albero) hay una muestra en estos momentos en la exposición antológica de Joan Colom en el MNAC.

De los archivos de los fotógrafos más destacados de su generación y la inmediatamente posterior, totalmente o en parte, los de Català-Roca están depositados en el Col.legi d'Arquitectes, los de Miserachs en el CCCB, los de Eugenio Forcano en el Arxiu Fotogràfic de Barcelona y los de Joan Colom Oriol Maspons en el MNAC.