LA CITA CON EL GÉNERO POLICIACO EN BARCELONA

Tras los pasos de Agatha

La británica Sophie Hannah proseguirá las aventuras de Hércules Poirot

La escritora de novela negra británica Sophie Hannah, ayer en un céntrico hotel de Barcelona.

La escritora de novela negra británica Sophie Hannah, ayer en un céntrico hotel de Barcelona. / JOSEP GARCÍA

Se lee en minutos

ELENA HEVIA / Barcelona

A la británica Sophie Hannah (Manchester, 1971) se la suele presentar como la nueva Agatha Christie. Y ella encantada. Con ocho novelas en su haber -con adaptación televisiva incluida, lo que viene a ser la prueba del algodón del éxito-, una legión de lectores y unas tramas ágiles con finales que no permiten el spoiler, Hannah reina en ese policiaco doméstico que siempre ha gustado tanto en el Reino Unido. Y para cerrar el círculo, también es la persona que los herederos de Mrs. Christie han designado y bendecido para que escriba un nuevo libro sobre Hércules Poirot, el atildado y carismático detective belga, que volverá así a las librerías el próximo septiembre, 90 años después de su creación.

Mientras ultima la esperada secuela, Hannah visita BCNegra con una novela, suya y nada más que suya, 'La cuna vacía' (Duomo), en la que deja bien a las claras que nunca se ha dejado influir por el «no confíes en los extraños» con el que la asustaban de niña. Y es que en sus historias el peligro suele venir del círculo familiar. «La gran mayoría de nosotros no estamos implicados en investigaciones criminales y jamás hemos huido de la CIA o el FBI, pero sí que nos hemos visto perjudicados por nuestras relaciones personales. Ahí está el origen de nuestros miedos». Madre de familia, a la que las ocurrencias para sus enigmas le llegan mientras friega los platos, barre o trabaja en el jardín -como le sucedía a su adorada Agatha Christie-, Hannah es muy hábil proyectando sombras en las relaciones entre madres e hijos. «Porque lo que más inquieta es la idea de que un padre o una madre se convierta en una amenaza para su hijo. Y viceversa. El temor de que un hijo pueda representar un peligro para mí es lo peor que puedo llegar a imaginar». ¿Queda claro que Hannah escribe como un modo de procesar sus preocupaciones? La cuna vacía está inspirada en un caso real que alimentó a los tabloides británicos.  Diversas mujeres fueron acusadas de asesinar a sus bebés sin que en un principio se encontraran causas médicas a lo que más tarde se consideró muerte súbita. «Todas ellas recurrieron y ganaron los juicios. Lo que más me interesó de aquel caso fue la ferocidad con la que la opinión pública las condenó para pasar, más tarde, a defenderlas con la misma intensidad. Era de locos».

Te puede interesar

DETECTIVE ORIGINAL / A la hora de ofrecerle una segunda vida a Poirot, Sophie Hannah ha tenido no pocas presiones de amigos y conocidos para que modernizara las aventuras del «más famoso detective del mundo», pero se mantiene inflexible, quiere seguir siendo fiel a su enamoramiento adolescente del personaje cuando leía sus libros a los 12 años. «Mi Poirot será exactamente el de Agatha, sin aditivos. La novedad, la frescura vendrá en forma de trama, en lo que a mi entender será el caso perfecto para Poirot». De hecho, fue eso exactamente, una sinopsis de ese misterioso argumento, lo que la escritora presentó a Mathew Prichard, nieto de la gran dama del crimen, que a decir de Hannah quedó seducido con él.

El revival Poirot se une a la nueva vida comercial que la serie televisiva protagonizada por David Suchet ha dado al casi centenar de novelas de Christie. «No creo que las novelas de Agatha [nótese la familiaridad] necesiten un nuevo empuje, son perennes, son lo mejor para despertar el amor por la lectura».