Ir a contenido

Promotores y mánageres distinguen a Manel, Txarango y Bongo Botrako

El teatro Principal acoge la entrega de los premios ARC en una gala presentada por Toni Albà y con guion de El Terrat

JORDI BIANCIOTTO / Barcelona

La crisis de la música en directo, asentada ahora en el desbocado IVA cultural, tiene enfrente la desafiante presencia de ARC (Associació Profesional de Representants, Promotors i Mànagers de Catalunya), empeñada a plantarle cara y estimular a los artistas que mejor saben burlarla. Anoche entregó sus premios anuales en una gala en el teatro Principal, presentada por Toni Albà con guion de El Terrat, y que tuvo como protagonistas a grupos como Manel, Txarango y Bongo Botrako.

A ellos correspondieron los galardones en tres destacadas categorías. Manel, el de la mejor gira del 2013 por teatros y auditorios de Catalunya, en la presentación de su tercer disco, 'Atletes, baixin de l’escenari'. Txarango, por la mejor gira internacional de un artista catalán después de que su 'Music and revolution tour' pasara por Francia, Italia, Alemania, Bélgica, Holanda y el Reino Unido. Y Bongo Botrako, el premio a la mejor gira de salas (es decir, clubs, discotecas y locales sin localidad reservada) de Catalunya. Distinciones acordadas por los socios de ARC (una setentena, el 80% del total de empresas del ramo) en diálogo con actores como el ICEC (Institut Català d’Empreses Culturals), el Ramon Llull y la ASSAC (Associació de Sales de Catalunya). El concepto de "mejor gira" no se limita a una evaluación cuantativa. "Sopesamos también parámetros de calidad, amplitud geográfica, repercusión...", indicaba ayer a este diario Jordi Gratacós, presidente de ARC.

Mejores salas

Els Catarres, Abbey Road y La Principal de La Bisbal se llevaron otros tres premios del apartado de giras en fiestas mayores. La gala dedicó un amplio espacio a la industria con premiados como las salas Apolo y Slàvia (Lleida), el Auditori de Girona, el Festival del Mil·lenni y el programa Sputnik (Canal 33).

Gratacós comenzó su parlamento con un tono de alerta. "La facturación han bajado un 30% y las programaciones estables, cerca de un 50%. Nuestro público es joven, está en el paro y se ha acostumbrado a la música comercial y gratis", indicó antes de lamentar "la poca ayuda pública si la comparamos con la música clásica y los consorcios de liceus, palaus y auditoris". Pero subrayó la musculatura y la transversalidad del sector. "Somos cultura, pero también economía, y turismo, y formación, y educación. Somos un capital social y económico que debe rendir". 

0 Comentarios
cargando