Jordi Savall: "En España no interesa mi trabajo"

El premiado violagambista celebra 40 aniversario de Hespèrion XXI y el 25 de Le Concert des Nations

El próximo lunes ofrece en la iglesia del Pi el primer concierto del ciclo 'El sò original' para conmemorar su creación

El director de orquesta Jordi Savall, durante un concierto.

El director de orquesta Jordi Savall, durante un concierto. / DAVID IGNASZEWSKY

2
Se lee en minutos
MARTA CERVERA / Barcelona

El célebre violagambista y director de orquesta Jordi Savall celebra dos aniversarios este año: el 40º de Hespèrion XXI, su formación de instrumentos históricos y el 25º de la orquesta barroca Le Concert des Nations. Ambos fueron fundados por él y su fallecida esposa, la soprano Montserrat Figueras en recuerdo de la cual la temporada 'El sò original' se inaugurará el próximo lunes 25 con el 'Llibre Vermell de Montserrat' en la iglesia del Pi.

"Otros grupos de música similares al nuestro reciben el respaldo de sus estados. A nosotros, el gobierno de España nunca nos ha dado una ayuda estable. La Generalitat sí", recordó ayer el poeta Manuel Forcano, estrecho colaborador de Savall.

Dolido con España

 "Durante estos 40 años nuestro trabajo no ha interesado a España", aseguró el músico dolido por el trato recibido. A pesar de haber dedicado muchos discos a la recuperación del patrimonio musical español, Savall considera que el apoyo recibido a cambio por parte del Ministerio de Cultura nunca ha estado a la altura. Y expuso hasta dónde han llegado sus relaciones con el siguiente comentario: "Este año solicité 80.000 euros para poder hacer 80 conciertos en el mundo con mis formaciones. Me dijeron que solo me darían 20.000. Preferí rechazarlos y actuar con un grupo instrumental más reducido", explícó el premiado músico. "Si pagaban tan poco no me parecía justo llevar el membrete del Ministerio".

El músico lo explicó con un tono afable, como si asumiera con naturalidad la visión a corto plazo de las políticas culturales en España. De Catalunya, en cambio, no tiene queja ya que la Fundació Centre Internacional de Música Antiga (CIMA) recibe 290.000 euros del Departament de Cultura de la Generalitat para la promoción de la música antigua.

El violagambista sí lamentó que el Institut Ramon Llull recortara casi a la mitad su ayuda a la difusión internacional de la música catalana que pasó de 130.000 euros el año pasado a 75.000 en el 2013.

Conciertos en el Auditori

'El sò original' contará esta temporada con tres conciertos más en la sala Pau Casals del Auditori, promotor del ciclo. El 23 de enero Le Concert des Nations reconstruirá "el mapa musical barroco de Europa a través de una serie de compositores que hicieron germinar la concepción de la orquesta moderna". La primera parte estará dedicada a Jean-Baptiste Lully, que brilló en la corte de Versalles y dotó del sentido de disciplina a la orquesta. La segunda tendrá como protagonista a Henry Purcell, que sentó las bases de la música inglesa.

El tercer concierto girará en torno al disco 'El espíritu de Armenia', un friso evocador de un una antigua civilización a cargo de Hespèrion XXI. "Armenia, que fue en el siglo IV el primer país en adoptar el cristianismo como religión oficial del Estado, es un pueblo con una historia convulsa y trágica pero al mismo tiempo con unas músicas de una gran fuerza espiritual", destacó Savall.

El otro Bach y 1714

Noticias relacionadas

El ciclo cerrará el 7 de mayo con un programa que ensalza la música de Carl Philipp Emmanuel Bach, "un músico perjudicado por la sombra de su padre", opinó Savall que le rendirá homenjae coincidiendo con el 300 aniversario de su nacimiento. Se interpretarán 'Los Israelitas en el desierto' y el 'Magnificat'.

A parte de estos conciertos, Savall ofrecerá en el Liceu un concierto bajo el paraguas del Tricentenario del 1714. El 24 de mayo Le Concert des Nations y la Capella Reial interpretaran 'De la Guerra dels Segadors a la Pau d'Aquisgran. 1640-1714-1748'. Incluirá obras del catalán Joan Baptista Cabanilles, Antonio Caldara, Heinrich Ignaz Franz von Biber, Matthew Locke y Antonio Vivaldi.