Ir a contenido

Tom Hanks Actor. Protagoniza 'Capitán Phillips'

«Los piratas somalís no tienen nada que perder»

BEGOÑA ARCE
LONDRES

Tom Hanks vuelve a entrar en la órbita de los Oscar con su trabajo en  Capitán Phillips. La película de Paul Greengrass reconstruye el tenso secuestro, en el 2009, de un barco mercante estadounidense, el Maersk Alabama, por piratas somalís.

-Cuando vio al capitán Phillips, ¿qué le contó sobre el secuestro? 

-Que le preocupaba mucho que los secuestradores se quedaran sin una droga estimulante que tomaban. Pensaba que tendría que enfrentarse con cuatro tipos con mono y armados. Al final creyó que lo iban a ejecutar. Estaba convencido de que uno de ellos iba a dispararle. Me dijo que la lección que había sacado de la experiencia es que la capacidad para sobrevivir que tenemos es mayor de lo que pensamos. Él mismo se sorprendió de su capacidad de resistir.

-¿Qué cree que le permitió superar la situación?

-En gran parte pudo aguantar porque es una persona muy profesional, alguien bien entrenado y bien preparado. Él conocía el barco perfectamente y utilizó eso a su favor. Había escondido agua y comida en varios sitios. No estaba dispuesto a que los piratas se beneficiaran de sus conocimientos. Es un tipo que cuando va a hacerse a la mar, antes de ir  al puerto, habitualmente tiene que  acercarse a la cárcel local para pagar la fianza de la tripulación que ha sido detenida. Eso pasa en lugares como Lahore, en Pakistán, Corpus Christi, en Texas, y Mombasa, en Kenia. Estaba acostumbrado a enfrentarse a situaciones complicadas.

-¿Qué tiene en común con él?

-Muy poco, la verdad. No acepto papeles porque los personajes se parezcan a mí en algo. Los elijo porque me fascinan y aprendo un montón con ellos. Me he preguntado cómo reaccionaría en circunstancias similares, y me hubiera hundido, sin ninguna duda.

-¿Qué opina sobre cómo ha tratado Paul Greengrass la historia?

-Creo que quiso darle una perspectiva más tridimensional. Paul creía que lo ocurrido era un poco más complicado de lo que parecía. Pensó que los piratas no solo debían dar miedo. Había que saber sus motivaciones. No para justificar lo que hacen en absoluto, pero quizá sí para comprender. Son tipos desesperados, que no tienen nada que perder. Es un fenómeno muy lamentable que hoy tenemos en el mundo.

-El que la película se rodara en un barco en alta mar, en escenarios reales muy similares al del secuestro, ¿le ayudó? 

-Claro que sí. El espacio determinaba nuestros movimientos, incluso algunas de las improvisaciones en los diálogos. Hubo una escena en la que había mucha tensión. Estábamos gritando y realmente no he sabido lo que decíamos hasta que he visto después la película.

-¿Fue un problema que los somalís no tuvieran experiencia en el cine?

-En absoluto. El mundo se divide en dos bandos: la gente que puede actuar delante de una cámara, que puede olvidarse de quién es, y los que no pueden. Cuando empezamos a rodar no hubo diferencias entre ellos y alguien como yo, que llevo muchas películas. Paul rueda de manera que no notábamos  que había cámaras alrededor.

-¿Ha visto la película el capitán Phillips? ¿Sabe si le ha gustado?

-Sí, la ha visto y le ha gustado. Estuvo en la première de Londres. Claro que ha habido omisiones y cambios. Él tuvo mucha más relación con los piratas de lo que se ve en la película. Incluso hubo algunas bromas entre ellos y también momentos de mucha más tensión, pero creo que está contento.

Temas: Tom Hanks