EL RESTO DE LA SECCIÓN OFICIAL

Jarmusch seduce con su lectura del mito vampírico

Se lee en minutos

JUAN MANUEL FREIRE

De visiones del mito vampírico hemos ido sobrados en los últimos años, pero pocas como la de Jim Jarmusch, el clásico del cine indiePresentada ayer a concurso, Only lovers left alive presenta al vampiro como una figura rock y romántica, desesperadamente romántica, cuyo lugar en el mundo parece cada día menos claro. Tilda Swinton y Tom Hiddleston (el Loki de Thor) encarnan a esos últimos amantes vivos, un matrimonio centenario con pasión por la música y la literatura que trata de sobrevivir espiritualmente en el mundo de los zombis (así nos llaman a nosotros, los humanos). Mia Wasikowska encarna con gracia extrema (ese momento tocando la batería) a una joven vampira, hermana del personaje de Swinton, tentada por el feísmo actual: ella descarga la música, le da igual oírla o no en vinilo.

Hacia el final llega algún acontecimiento dramático, pero el filme de Jarmusch es, ante todo, el retrato íntimo (sin sobresaltos) de unos personajes a disgusto con el siglo hasta el que han llegado, además de una oda a Detroit y su música, con parada incluida en la casa donde se crió Jack White, de The White Stripes. Deliciosa y atípica de principio a fin, absolutamente jarmuschiana.

Noticias relacionadas

Al lado de Only lovers left alive, el resto de películas proyectadas ayer a concurso palideció como un zombi bebido por Tilda y Tom. Sobre todo Gallows hill, de Víctor García, un thriller sobrenatural en el que actores decentes (Peter Facinelli y Sophia Myles) tratan de defender como pueden un guion indefendible.

'THRILLER' CÓMICO' / Más estimable pero tampoco redonda, Big bad wolves, de los israelís Aharon Keshales y Navot Papushado, es un thriller cómico sobre el tenso interrogatorio al que podría ser el asesino de una niña. La música está demasiado presente y la segunda parte de la historia resulta algo forzada. Sea como sea, Big bad wolves resulta bastante preferible a la estadounidense-indonesa The philosophers, que naufraga en su intento de conjugar las enseñanzas filosóficas con la excitación fantasiosa (demasiado efecto infográfico barato) y aventurera. J. M. F.