Dyango: «Ni Miami, ni Madrid: mi casa es y será Catalunya»

Dyango al Palau, y anuncia su retirada en 2014. / FERRAN SENDRA

2
Se lee en minutos
JORDI BIANCIOTTO
BARCELONA

Josep Gómez, que eligió el nombre artístico de Dyango en honor al guitarrista belga Django Reinhardt, planea su retirada para el 2014 con una gira titulada Gracias y adiós. Antes, esta noche, se muestra en el Palau (21.30 horas) mientras aún resuenan los ecos de su paso por el Camp Nou en el Concert per la Llibertat.

-En la pieza central de su nuevo disco, El cantante, dice «la música es mi vida». ¿Cómo puede retirarse?-Me retiraré de los escenarios, ¡pero no de la música! Puedo seguir grabando discos, como ha hecho Mina.

-¿Qué le hace apartarse de los escenarios?

-Los viajes. Desde 1968 no he parado de ir a América. Eso te desgasta. Ya tienes 73 años y ves que cada vez cantas con mayor dificultad. También me ha pillado en una mala época: me tienen que operar de la espalda, del nervio ciático, y estoy cagado.

-Hay septuagenarios muy activos, como Raphael o Julio Iglesias.-Raphael es un trabajador. Julio se dosifica más. A mí lo que más me gusta es la música, y no la mía, sino escuchar a los grandes del jazz: Clifford Brown, Shorty Rogers, Sonny Stitt, Bill Evans, Tete Montoliu…  Disfruto más escuchando a John Coltrane con su saxo o a Chet Baker con la trompeta que a cualquier cantante.

-Baker llevó una vida al límite, con drogas y una muerte violenta. ¿No hace falta, ¿no?-No tiene porqué, aunque el artista nace y después decide qué tipo de vida sigue. Si estudia y practica se hará más grande. Los estudios sirven.

-¿No cree en los autodidactas?-Me he dado cuenta de que los estudios importan mucho. De mi quinta solo dos pasamos por el Conservatorio:  José Guardiola y yo.

-¿No le gustaría volver a ser un trompetista de jazz?-Mi próximo disco será de jazz a dúo con Ricard Miralles. Comenzamos juntos allá por 1963 interpretando canciones de Lucho Gatica.

-¡No saben lo que dicen! Es un público apasionado, pero hay que ir allí con la lección aprendida: buen material, el disco bajo el brazo y país por país. Muchos se han estrellado. Lo han hecho bien Julio, Camilo (Sesto), Serrat, Raphael… Rocío Dúrcal en México. La Jurado...

-«Triunfar en Latinoamérica es fácil», se ha dicho con frecuencia.

-Me lo proponían cada día, pero lo tuve claro: ni Miami ni Madrid. Siempre he vivido en Catalunya. Es y será mi casa. El terruño tira.

-Algunos se afincaron allí. ¿Por qué no lo hizo usted?

-Hay un movimiento con el que me identifico. Una ocasión que, si no la aprovechamos, podemos ser unos gilipollas. Quizá sea ahora o nunca. Lo que no entiendo es lo de Duran: ¿pero no es de CiU? A mí me gustaba, le veía centrado, yo siempre he votado Convergència... Mas sí me gusta y, sobre todo, Pujol. Y Junqueras cada vez que habla me gusta más.

-¿Le tira aún más últimamente?

-A los que dicen eso les diré, con todo el cariño, que son unos imbéciles. Se ha dicho que me han «dado» el Palau, cuando estaba apalabrado desde hace tiempo y he pagado el alquiler como tantas otras veces.

-¿Se sube al carro de una tendencia popular?

-Creo que sí, que España no es lo que refleja la gente que me insulta y me amenaza en Facebook. Me han querido con locura, ¿por qué iban a dejar de hacerlo?

-En el 2014, gira por Latinoamérica... ¿y España?

Vea el vídeo de esta

Noticias relacionadas

noticia con el móvil o

en e-periodico.es