Ir a contenido

Vicenç Villatoro deja Institut Ramon Llull y será sustituido por Àlex Susanna

El escritor y periodista abandona el cargo para poder dedicarse a la literatura

Por razones estrictamente «personales y profesionales», el escritor y periodista Vicenç Villatoro anunció ayer que deja la dirección del Institut Ramon Llull (IRL), el organismo de promoción exterior de la lengua y la cultura catalanas. Para dejar clara una imagen de normalidad en el relevo, Villatoro explicó su renuncia junto con el conseller de Cultura, Ferran Mascarell, y el que será su sucesor, el hasta ahora director adjunto de la institución, Àlex Susanna.

Según Villatoro, no es fácil explicar su decisión de abandonar «uno de los puestos más agradables, bonitos y con más sentido y utilidad de la gestión cultural catalana». Sin embargo, dijo, sus motivos son reemprender las «vocaciones e intereses» que dejó en suspenso en el año 2011 al asumir el cargo. Por un lado, la literatura (tiene en manos una novela sobre la figura de su abuelo, inmigrante andaluz en Catalunya) y por el otro el periodismo. «El año 2014 será un año muy interesante y me gusta imaginarme relacionándome con lo que sucederá en una posición más próxima al periodismo de opinión que a lo institucional: quiero poder decir lo que pienso», ha añadido, antes de aclarar que no tiene ningún proyecto ni oferta concreta encima de la mesa.

A su vez, el nuevo director del Llull recordó que el reconocimiento de la cultura y la lengua catalana «legitima el proceso político hacia la soberanía propia que se está desarrollando» y que su intención es «incrementar este papel del instituto para mostrarnos y proyectarnos al mundo». El director saliente se mostró de acuerdo en que el IRL cumpla esta función. «En mi decisión no hay una crisis sobre la función del Llull o mi función dentro del Llull», aclaró. Mascarell apuntó que en el 2014 intentará «que no tenga muchos menos recursos», no que estos se incrementen.

El relevo se produce en un momento en que el Ayuntamiento de Barcelona está a punto de entrar en el patronato del Institut Ramon Llull, los órganos de gobierno deben reformarse tras la salida del Gobierno balear y está a punto el traslado de la sede del IRL al palacio del Baró de Quadras, en la Diagonal. Ferran Mascarell lamentó la salida de Villatoro del proyecto y apuntó que «era obvio que Àlex Susanna era la persona apropiada para dar continuidad». A su vez, Susanna dijo que habría preferido seguir formando «un muy buen tándem» con Villatoro.

0 Comentarios
cargando