Ir a contenido

El festival cinematográfico donostiarra

San Sebastián gira el timón

El certamen abre mañana con 'Futbolín', debut en la animación del argentino Juan José Campanella

La programación es ambiciosa, aunque deslucida si se la compara con la apabullante edición del 2012

OLGA PEREDA

Ya sabemos que comparar es feo. Pero, a veces, no hay otro remedio. El Festival de San Sebastián levanta mañana el telón con una ambiciosa programación que, sin embargo, queda deslucida al lado de la del 2012, año en el que la organización celebró el 60º cumpleaños tirando la casa por la ventana. Este San Sebastián será más modesto, sí. Pero también cinéfilo y serio. E innovador y diferente porque, por primera vez en su historia, la película que lo inaugura es animada y en 3D: Futbolín. En el 2009 Cannes ya hizo algo parecido con Up. Y San Sebastián, que también es festival de categoría A, no quiere ser menos.

LA INAUGURACIÓN

Una recompensa para Campanella

¿Es Futbolín una película para inaugurar? Quizá no mucho. Pero sí es la manera que tiene el festival  de demostrar su valentía y amplitud de miras y, de paso, compensar a un cineasta, el argentino Juan José Campanella, que en el 2011 no consiguió ni un premio a pesar de concursar con la formidable El secreto de sus ojos. El jurado debió de pensar tierra, trágame cuando, meses más tarde, el filme se llevó el Oscar. Futbolín, que ya está cerca de los dos millones de espectadores en Argentina y que en España se estrena en diciembre, inaugura pero lo hace fuera de concurso así que no opta al máximo galardón: la Concha de Oro. Con lo cual, todos los nervios que Campanella tenía en el 2011 aquí desaparecen. Mejor.

CINE ESPAÑOL

De Álex de la Iglesia     a David Trueba

En lo que sí coincide esta edición con la pasada es en la firme apuesta por el cine español, que, una vez más, demostrará que no es un género en sí mismo sino una industria variada. ¿O acaso tiene algo que ver la filmografía de Álex de la Iglesia con la de David Trueba?

El bilbaíno presenta, fuera de concurso, su última locura: Las brujas de Zugarramurdi, frenética comedia sobre la guerra de sexos. Mientras, David Trueba optará a la Concha de Oro con una bellísima historia sobre gente aplastada que sueña: Vivir es fácil con los ojos cerrados.

En esa misma línea de cine pequeño y de autor se sitúan los otros títulos españoles de la sección oficial: Caníbal, donde Antonio de la Torre se luce dando vida a un sastre que come carne humana, y La herida, durísima crónica de una mujer rota con la que su director, el debutante Fernando Franco, ya se ha ganado el aplauso de los cinéfilos más puristas. La herida no es el tipo de película que está hecha para convertirse en taquillazo, todo lo contrario que ocurre con Zipi y Zape y el club de la canica, que se proyectará en una sección paralela a la oficial.

PROPUESTAS CATALANAS

Dos documentales       y un experimento

Un año más, los exalumnos de la ESCAC mostrarán su talento en San Sebastián. En esta ocasión, será Liliana Torres Expósito la encargada de sorprender. Y lo hará de la mano de Family tour, película-experimento en la que convierte en actores a todos los miembros de su familia. Los otros dos proyectos catalanes son un documental sobre Serrat y Sabina y otro sobre los hermanos Roca, los mejores cocineros del mundo.

EUROPEOS CONSAGRADOS

Bertrand Tavernier     se ríe de los políticos

Nombres consagrados del cine europeo aspirarán a hacer lo mismo que el año pasado hizo François Ozon: ganar el máximo premio. Bertrand Tavernier, uno de los grandes maestros del cine francés contemporáneo, adapta un cómic en Quai d'Orsay para mostrar lo inútiles que son algunos políticos. Otro francés, François Dupeyron, ganador de la Concha de Oro hace 14 años, optará a repetir hazaña con la historia de un chaval que tiene el don de curar. Mientras, el británico Roger Michell (Nothing Hill) nos mostrará en Le week-end las dificultades de un matrimonio maduro para volver a sentir mariposas en el estómago.

DIRECTORES LATINOS

Cuarón deslumbrará con 'Gravity'

Teniendo en cuenta que el actor mexicano Diego Luna es uno de los miembros del jurado habrá que estar muy pendiente de las dos propuestas latinas: Pelo malo y Club Sándwich. Fuera de competición, el también mexicano Alfonso Cuarón presentará Gravity, que más que un drama espacial es un festín para los ojos con dos actores que están deslumbrantes: Sandra Bullock y George Clooney.