Ir a contenido

El teatro cierra filas en Mérida en defensa de la cultura

Núria Espert, Josep Maria Pou, Vicky Peña y Paco Azorín, entre los galardonados en la gala de los Ceres

CÉSAR LÓPEZ ROSELL/ Mérida

La gala de entrega de los Premios Ceres de Teatro, celebrada la noche del jueves en el Teatro Romano de Mérida, se convirtió en una plataforma de defensa de la cultura. El rechazo a la carga del IVA y las pullas contra el ministro Wert centraron la atención de los discursos de los galardonados. Entre ellos se encontraba una amplia representación catalana comandada por Josep Maria Pou, actor y director de 'A cielo abierto' (mejor espectáculo del año). Vicky Peña (mejor actriz), Paco Azorín (mejor escenógrafo), Eva Fernández (mejor caracterización) y Núria Espert, que protagonizó el momento más emotivo de la velada al recibir el Emérita Augusta por su trayectoria.


La vistosa ceremonia, dirigida por Manuel Palacios, fue presentada por Carlos Sobera que, en el papel de Cayo Julio César, ejerció de anfitrión acompañado, en la entrega de las estatuillas, por Magüi Mira, Remedios Cervantes, María Isasi, Adriana Ugarte, Alexandra Jiménez, Belén López, Ana Milán, Cuca Escribano, Marta Etura, Silvia Marsó y Mariola Fuentes. Estrella Morente y Dulce Pontes unieron sus voces en una brillante actuación musical.


El presidente del jurado Juan Echanove agradeció la actitud ante el IVA cultural del presidente extremeño José Antonio Monago, pero urgió a que el ejemplo sea imitado por el Gobierno central. "Defender la cultura es imprescindible para la recuperación económica del país", dijo tras señalar que no se puede retrasar ni un minuto más la derogación de una medida de efectos catastróficos.
Pero una de las que significaron más en la protesta fue Vicky Peña, quien al recibir el galardón lo dedicó a los que en estos tiempos difíciles luchan por “mantener una educación y una sanidad pública de calidad y por el derecho a una vivienda digna". Sergio Peris-Mencheta (mejor director) fue más allá. Simulando que hablaba por teléfono con el ministro de Educación y Cultura, José Ignacio Wert, le recordó que “la gente del teatro no se rinde” y el dedicó el premio porque “con sus decisiones ha logrado unirnos”.


“Ningún gobierno ni nación va a poder con nosotros”, dijo Emilio Gutiérrez Caba (mejor actor) uniéndose a las críticas. Y lo propio hicieron la mayoría de los galardonados, entre ellos Josep Maria Pou y Nathalie Poza que, junto con Jordi González de Focus, recibieron el premio por `A cielo abierto”. La actriz agradeció a Pou por abrirle “el cielo” con el papel y valoró “la dignidad” de los que, como la protagonista, defienden su lucha en la enseñanza.


La ceremonia siguió en parecida tónica reivindicativa con los otros premiados, pero la sacudida emocional de la noche llegó cuando el crítico y escritor Marcos Ordóñez presentó a la ganadora del Emérita Augusta. La actriz, que fue recibida con una interminable ovación, se sumó a reclamaciones de quienes la antecedieron y recordó las "noches hermosas" vividas en el Teatro Romano y, en particular, su debut a los 24 años con 'Medea', un personaje que le ha acompañado, "envejeciendo y creciendo conmigo", muchas veces en este espacio. El público se puso en pie para ovacionarla.


La velada transcurrió con normalidad, pese al anuncio de protestas por el coste de la gala, unos 500.000 euros, cuestionada por un grupo que entiende que esta inversión podía dedicarse a temas más urgentes. Cuatro personas se levantaron para tirar octavillas y proferir algún grito, pero se retiraron rápidamente.


El resto del palmarés de este año lo completan Juan Mayorga (mejor autor), Concha Busto (trayectoria empresarial), Lorenzo Caprile (vestuario), Pedro Chamizo (Premio de la Juventud) y el montaje 'Los gemelos' de Plauto (galardón del público).