18 sep 2020

Ir a contenido

El artista que pintó a Putin en ropa interior femenina pide asilo en Francia

La policía clausuró la exposición 'Gobernantes' en la que aparecían el presidente ruso y Medvédev en el cuadro 'Travestis' de Konstantín Altunin

El artista Konstantín Altunin, que pintó al presidente ruso, Vladímir Putin, en ropa interior femenina, pidió asilo político en Francia tras abandonar Rusia por temor a ser perseguido. Altunin, que voló a Francia el pasado martes, se ha dirigido a la prefectura de París para pedir refugio en ese país después de que la policía requisara todos sus cuadros el pasado lunes en el privado Museo del Poder de San Petersburgo.

Las fuerzas del orden de la capital imperial rusa clausuraron la exposición "Gobernantes" tras recibir una denuncia del diputado Vitali Milónov, del partido oficialista Rusia Unida, famoso por haber impulsado la polémica ley que castiga la "propaganda" homosexual entre los menores de edad.

El propio Milónov es protagonista de uno de los cuadros arrestados, llamado 'Milónov arcoíris', en el que se ve al diputado sobre un fondo pintado con los colores del símbolo de la comunidad LGBT.

Putin y Medvédev, travestis

Cuatro cuadros fueron confiscados por la policía, entre ellos uno titulado "Travestis", en el que aparecen dos hombres vestidos con ropa interior femenina y que guardan un gran parecido con Putin y el primer ministro ruso, Dmitri Medvédev.

Altunin escribió una carta a Putin desde París para exigir que se le devuelvan sus pinturas y pidió al presidente ruso "erradicar la censura en el arte", según varios medios locales.

El pintor también se dirigió por escrito a los líderes del G-20, que llegarán la próxima semana a San Petersburgo para celebrar su cumbre en esta ciudad: "Espero que podáis hablar personalmente con Putin sobre la censura del arte y pedirle que me devuelva mis cuadros".

Polémica apertura

El Museo del Poder abrió sus puertas hace apenas dos semanas en el centro de San Petersburgo e inició su incursión en el mundo cultural de la urbe con la polémica exposición de Altunin.

En su colección permanente también hay cuadros de todos los líderes soviéticos, oligarcas y magnates rusos como Román Abramóvich, el recientemente fallecido Borís Berezovski, o el encarcelado Mijaíl Jodorkovski.

El propietario del museo es el exalcalde de Arjanguelsk, Alexandr Donskói, que dejó el cargo hace cinco años después de ser juzgado y hallado culpable de abuso de poder y falsificación de documentos.