Ir a contenido

LAS OTRAS POLÉMICAS CON ANIMALES

La 'Carmen' de Távora no toreó en la Monumental

Salvador Távora, que antes de revolucionar la escena teatral fue novillero, se mostró indignado en 1998 al prohibir la Generalitat de Catalunya la lidia de un toro en su ópera flamenca Carmen, con ocasión de su presentación en la Monumental de Barcelona.

El animal no podía morir en un espectáculo que no fuera una corrida de toros (entonces aún permitida), sentenció el Govern catalán. «No respeta la libertad de creación artística y tiene una actitud soberbia antitaurina, antiandaluza y antiespañola», respondió Távora al conocer la prohibición de la lidia, que sí se vio en la plaza de Tarragona. Nunca su aplaudida recreación de la pasional cigarrera de Triana -que en su versión para ser representada en arenas incluye el rejoneo y muerte de un astado- se había topado con vetos. El dramaturgo recurrió y la Generalitat fue condenada por el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya a indemnizarle (con más de 420.000 euros) por los daños y perjuicios al denegar el permiso. En años sucesivos el director y su compañía La Cuadra de Sevilla han presentado por Catalunya la versión de Carmen para salas que no incluye la lidia. Siempre ha salido por la puerta grande, con el público rendido a su arte. I. FERNÁNDEZ