Ir a contenido

LA CONQUISTA DEL PÚBLICO ESTADOUNIDENSE

'Oscarizados' del cómic

Cuatro prestigiosos Premios Eisner para tres españoles

ANNA ABELLA
BARCELONA

Hawkeye, el personaje que da nombre a la serie Ojo de Halcón, de David Aja.

Hawkeye, el personaje que da nombre a la serie Ojo de Halcón, de David Aja.
Hawkeye, el personaje que da nombre a la serie Ojo de Halcón, de David Aja.

/

Hace 16 años, David Aja (Valladolid, 1977) coincidió en un curso de El Escorial con un mito de la historieta, Will Eisner (1917-2005). «Me sorprendió lo cercano que era. Con 80 años, tras la charla de cada día se tomaba unas cañas con nosotros hablando y hablando de cómic. Yo estudiaba Bellas Artes y él me hizo decantar por el cómic». Por ello son «tan especiales» para Aja los dos Premios Eisner -mejor dibujante y mejor portadista-, que el pasado sábado logró en la Comic-Con de San Diego, la meca estadounidense de la historieta, por la serie Ojo de Halcón (Marvel), un nuevo acercamiento a uno de Los Vengadores, con guion de Matt Fraction, cuyos seis primeros títulos reúne en España Panini.

Otros dos Eisner -mejor Obra no estadounidense y mejor ilustrador / artista multimedia- ha cosechado  Blacksad. El infierno, el silencio (Norma), cuarto volumen de la serie ambientada en la Norteamérica de los 50 y protagonizada por un carismático, seductor, elegante -y felino- detective privado, fruto del «experimento narrativo de mezclar animales antropomórficos con novela negra», apunta su guionista, Juan Díaz Canales (Madrid, 1972).

Para su dibujante, el granadino Juanjo Guarnido (1967), premiado en el Salón del Cómic de Barcelona del 2011, significa el segundo Eisner en esa categoría para unas aventuras adultas, «que son la síntesis de nuestras influencias y lecturas», comentaba aún con jet lag, tras volver de San Diego. Su trazo, realista y cinematográfico (ambos autores empezaron en la animación), supone para el lector una inmersión en los clásicos del género negro -Chandler, Hammett...- pues busca «la máxima fidelidad» a la época mostrando hasta el más mínimo detalle, desde la calle a una máquina de escribir Remington, el mobiliario o el estilo y ropa de los personajes.

QUINTO 'BLACKSAD' / «Estos Eisner son el reconocimiento de un mercado complicado, como es el americano, a una serie que es un fenómeno editorial, con millón y medio de ejemplares y traducida a 20 idiomas», opina Díaz Canales sobre Blacksad, que nació hace 13 años publicada en el mercado franco-belga y que a fin de año sumará un quinto título, Amarillo, en Norma.

Los Eisner a Ojo de Halcón «han valorado la composición y la experimentación -cree David Aja-. He hecho portadas nada convencionales, primando el blanco, de colores planos, muy distintas a las que se premiaban desde hace una década, muy pictóricas». El también dibujante de Iron Fist entró en la nutrida nómina de españoles que dibuja superhéroes para editoriales estadounidenses tras conocer al editor de Marvel Mike Marts en un Salón del Cómic de Barcelona, cuando trabajaba de ilustrador en la capital catalana. Para Aja, los grandes aciertos de este Ojo de Halcón, que no lleva mallas,  son que «acerca los superhéroes a un público que no suele leerlos y que son aventuras autoconclusivas, con lo que no es necesario haber leído toda la serie para poder seguirla».

Los premios le suponen al vallisoletano un empujón para pensar en embarcarse en proyectos «más de autor» y con personajes propios, en la industria española. «Ahora hay mucha gente buena aquí haciendo cosas muy buenas y las editoriales están apostando fuerte por ellas», comenta, coincidiendo con Guarnido, quien destaca el caso de Paco Roca, que «ha conseguido más que nadie marcar la diferencia y llegar al gran público, al que nunca lee tebeos», aunque «la crisis no ayude». Díaz Canales añade lo «positivo» de la etiqueta de novela gráfica, que ha contribuido a ello y a «mostrar que el cómic puede tratar cualquier tema».

Temas: Cómic

0 Comentarios
cargando