Ir a contenido

ENTREVISTA CON LA Actriz

Sílvia Abril: "Solo salí del Maresme a buscar al padre de mi hija"

CARME ESCALES
ARGENTONA

La familia materna de la actriz Sílvia Abril llegó de Murcia y se estableció en Mataró. La intérprete nació y vivió en la capital del Maresme hasta que se trasladó a Barcelona para estudiar en el Institut del Teatre. Allí compartió piso con estudiantes, entre los que estaba Albert Triola, otro actor de Mataró. Abril, que ha interpretado a Violeta Recio en la serie de Tele 5 La que se avecina, siempre recluta amigos hacia el Maresme. El pasado noviembre aportó, con su maternidad, una maresmenca más. Con ella y su pareja, Andreu Buenafuente, vive en Cabrera de Mar.

-¿Qué tendrá en común la infancia de su hija Joana en el Maresme con la que usted vivió?

-Podrá ir a la escuela a pie, cosa que en Barcelona sería más difícil. Y podrá jugar en la calle, como lo hice yo. Me pasé la infancia jugando con los vecinos, comiendo pipas en la calle, escuchando el sonido de las golondrinas, que por eso ahora me resulta tan familiar. Aquí se viven relaciones de proximidad. Durante los 10 años que viví en Argentona, le podía dejar las llaves de casa al panadero y al frutero, con toda tranquilidad. Es un ambiente muy familiar.

-Además de la maternidad ¿qué vivencias clave ha tenido aquí?

-Todas. En el Maresme me ha pasado lo más importante en mi vida. En Canet con Comediants tuve mi primer trabajo como actriz. Estuve casi 12 años. Mis primeras actuaciones fueron en el Aula de Teatre de Mataró. En Argentona fundé el grupo La Paparra y pasé mis veranos en el cámping El Canguro, de Sant Pol.

-¿Qué aprecia más del Maresme?

-Su microclima, aquí siempre se está bien. Los veranos son más suaves por la brisa del mar. Me gusta su tranquilidad aunque, si quieres actividad y marcha, también las hay.

-¿Qué ha salido a buscar fuera de la comarca?

-Fuera del Maresme solo salí a buscar al padre de mi hija.

-¿Qué le sobra a esta zona?

-Le sobra la vía del tren. El tren es un elemento importantísimo para la comarca, y lo ha sido siempre. La primera línea de tren del Estado fue la de Barcelona-Mataró. Pero la ubicación de la vía es terrible porque separa el mar de las poblaciones. La hemos integrado, sí, pero impide salir de casa y llegar caminado al mar, a pie de calle, sin tener que cruzar túneles. Y otra cosa que le sobra a esta comarca es el peaje de la autopista.

-¿Y qué le falta?

-Un Pedraforca, una montaña más alta que el Burriac, que tiene unas vistas espectaculares desde el castillo. En días más claros se puede ver Mallorca.

-¿Hay algún rincón especial de la comarca donde le gustaría actuar?

-Me encantaría hacerlo en las ruinas iberas de Cabrera, ahora desangeladas, pues sería algo especial.

-¿Qué recomienda hacer en el Maresme?

-Disfrutar de su gastronomía como los guisantes de Llavaneres, las fresas... También de ferias como la del Càntir de Argentona y de fiestas como la de los iberos de Cabrera o Les Santes de Mataró.

-A punto de retomar el rodaje de La que se avecina, ¿no le da pereza salir y volver tanto a casa?

-No. Nunca me ha costado ir y venir, llevo el viaje en mi ADN. Y, cuando voy a Barcelona, siempre digo que subo, es algo emocional.

Temas: Sílvia Abril