Ir a contenido

NUEVO MONTAJE DE LA PERLA 29

Fellini en la Biblioteca

Oriol Broggi se inspira en el maestro italiano en '28 i mig', un fantasioso colaje protagonizado por Pablo Derqui y Clara Segura

IMMA FERNÁNDEZ
BARCELONA

La Biblioteca de Catalunya abre sus puertas al universo onírico, exuberante y extravagante de Federico Fellini con 28 i mig, el nuevo montaje de la productora La Perla 29 que capitanea Oriol Broggi. Tras los éxitos de Cyrano de Bergerac e Incendis, el director barcelonés cambia de rumbo y propone un espectáculo de creación. Un imaginativo viaje hacia los paraísos perdidos inspirado en Fellini ocho y medio, la película del maestro italiano en la que un director en crisis pasa revista a su vida y sus amores. «Esta vez hemos encontrado refugio en el mundo de Fellini, en sus imágenes y su estética, en la fantasía y la ficción, al estilo de Las crónicas de Narnia o La historia interminable», explica Broggi. Esta vez -28 títulos después- el imaginario, el tratamiento visual, se antepone al texto.

Clara Segura, Pablo Derqui, Xavier Boada, Ernest Villegas, Pol López, Màrcia Cisteró, Tomeu Amer, Montse Vellvehí y Anna Madueño (en su debut profesional) se reparten las decenas de personajes que transitan por la obra, que se representará en el espacio del Raval del 20 de junio al 28 de julio. A modo de colaje, el espectáculo ensarta pedazos fellinianos y otros vividos por la  propia La Perla 29, y se suceden fragmentos de Dante, Ettore Scola, Pirandello, De Filippo, Shakespeare, Espriu, Bergman, Chejov o Jaume Sisa, entre otros.

La historia empieza cuando un director -el Guido Anselmi, álter ego de Fellini que inmortalizó Marcello Mastroianni- conoce a su vecina, una ama de casa aspirante al récord de familia numerosa. Derqui (el Roberto Zucco de Julio Manrique) y Segura los interpretan. «Ella le pregunta qué hay que hacer para ser feliz y él la introduce en una película, en todo ese mundo de fantasía», apunta el director, que ha contado con la colaboración de Jeroni Rubió en la adaptación y elaboración del texto. «Ha sido un trabajo mucho más complejo que cuando adaptamos textos», constata Rubió.

«28 i mig es un saco agujereado de poemas e imágenes, un juego diferente que no habíamos hecho nunca y que nos apetecía hacerlo ahora  que vivimos esta cruda realidad, llena de dudas e incertidumbre», sostiene Broggi. Un nuevo envoltorio para hablar de los grandes temas de siempre. Del amor, la vida, la muerte... «Aparecen el arte, las frustraciones creativas, las obsesiones vitales, el sexo, la sensualidad, los recuerdos de la infancia». El cine, el teatro, la magia de la poesía, el circo que adoraba Fellini. Y alguna sorpresa bestial.

Despliegue visual

El montaje contará con un destacado despliegue videográfico que envolverá al espectador con proyecciones por las paredes, el techo y el suelo del espacio gótico. «Hemos hecho un remix de nuestras escenografías, y cuidado mucho la luz y el sonido», informa Broggi.

La falta de un texto cerrado al que someterse permitió al elenco jugar con las improvisaciones, un terreno poco explotado por Broggi en el que tomó el mando Segura. «Me atrae mucho la improvisación y trabajar en obras abiertas», afirma la protagonista de la aplaudida Incendis, que plantea la obra como una «reflexión sobre la creación artística. Al final cada espectador se llevará a casa una película distinta». Una película cercana a las dos horas pero que, vaticina Broggi, «el público vivirá con la sensación de apenas hora y cuarto». 

0 Comentarios
cargando