FESTIVAL DEL MEDITERRÁNEO

Zubin Mehta triunfa con su 'Otello' en Valencia

El director indio y el trío de protagonistas son claves en el rotundo éxito del montaje de la ópera de Verdi en el Palau de les Arts

Escena de la ópera ’Otello’ de Zubin Metha, en el Palau de les A

Escena de la ópera ’Otello’ de Zubin Metha, en el Palau de les A / TATO BAEZA

Se lee en minutos

CÉSAR LÓPEZ ROSELL / Valencia

Muchos y buenos ingredientes tiene esta producción de 'Otello' hecha con ingeniosa economía de medios en la puesta en escena de David Livermore y una gran dirección musical de Zubin Mehta. El montaje ha abierto con rotundo éxito la sexta edición del Festival de Mediterrani del Palau de les Arts de Valencia.

Todo se había puesto en contra de los propósitos iniciales del teatro valenciano, obligado a improvisar soluciones sobre la marcha para salvar el proyecto estrella de la temporada. La intendente Helga Schmidt intentó que Jorge de León fuera el principal protagonista de esta tragedia shakesperiana de amor, celos y ambiciones de poder, pero el tenor canario se echó atrás. Contrató al letón Alexander Antonenko, un gran especialista en el rol, pero su puso enfermo. Era difícil encontrar una solución ya que hay pocos intérpretes donde elegir con garantías para asumir un papel de tanta exigencia vocal y dramática.

Trío protagonista

Al final y por medio de un pacto con la Opera de Zurich donde estaba actuando, pudo contratar al norteamericano Gregory Kunde, un cantante que está viviendo, a los 59 años, su edad de oro, como ya demostró en el Liceu con 'Anna Bolena' y este año con su espectacular Gualterio en 'Il Pirata' de Bellini. El trío de protagonistas se completó con Carlos Álvarez como el malvado y manipulador Iago, en su primera actuación tras la lesión vocal con un rol verdiano, y la italiana Maria Agresta enfrentándose al complejo personaje de la maltratada Desdémona.

El equilibrio logrado entre todos los personajes centrales y el resto del reparto es una de las claves del espectáculo, junto a la soberbia lectura musical de Mehta y la orquesta y coros llena de intensidad, delicadeza y un gran ensamblaje con las voces. Más de 12 minutos de ininterrumpidos aplausos y bravos premiaron a los participantes de esta apuesta. Álvarez no pudo disimular la emoción que sentía, enjugándose las lágrimas tras haber superado con nota un reto que acreditaba su completa recuperación.

ERE en el Palau

Por si fuera poco, de la idea inicial de alquilar un montaje en Pekín, se pasó a la de poner en marcha una producción propia en un momento de graves dificultades económicas del centro que al final resultó de igual coste y con resultados mucho mejores, lo que propiciará, en vista del éxito, venderla a otros teatros. La colaboración de los técnicos y trabajadores del Palau, que el sábado protestaban con pancartas por la aplicación de un ERE que están negociando, y la del director de escena aplicando un ahorrativo y efectivo minimalismo en el montaje han hecho posible el milagro de estrenar una de los mejores montajes operísticos del año en España.

La escenografía cuenta con un plato giratorio elevable, situado en el centro y rodeado por círculos en forma de graderío, un aro en la parte superior y un ciclorama trasero. Unas sencillas proyecciones marítimas, para exhibir momentos de tormenta y de desazón de los personajes, apoyan los momentos más tensos de una puesta en escena magistralmente iluminada. En este marco los personajes se mueven cómodamente y pueden dar el juego dramático preciso. Kunde dio todo un curso con una voz de gran musicalidad, imparable en el registro agudo, con un sólido centro, impecable fraseo y grandes recursos dramáticos. Casi lo mismo hay que decir de Álvarez, tal vez ahora menos engolado y más natural. Superó la papeleta que se la presentaba dando respuesta vocal a un complejísimo rol y acreditando sus magnificas condiciones de actor. Soberbio su 'Credo' y en los dúos.

Agresta, a la altura de Desdémona

Noticias relacionadas

No menos brillante estuvo Agresta. Su Desdémona estuvo siempre a la altura de su trágico personaje, con un registro luminoso y tan preciso como precioso. Magnífica su 'Ave María'. El resto del reparto completó una gran noche de ópera, en la que un vez más brilló la aclamada orquesta y coro, un patrimonio de este teatro cada vez más limitado por los ajustes, aunque acaba de renovar, aplicando a una cláusula de su contrato, a su intendente por cuatro años más. Apenas se notan las bajas de algunos músicos, bien cubiertas, y con este 'Otello' se mostró al nivel de la exigencia de una de las obras maestras de Verdi.

La reina Sofía presidió junto al ministro José Ignacio Wert y las autoridades locales, este evento. Como era de esperar, aquí hubo aplausos. Su presencia se vio como una lectura de apoyo a un proyecto cada vez más recortado --de las tres óperas del festival se ha pasado a una--. Mehta, que se rebajado sus honorarios con la crisis, calentó el estrenó con unas declaraciones en las que pedía ayuda a las administraciones, sobre todo a la central, para mantener un proyecto que, en su opinión, se sustenta en el trabajo de Schmidt y sus buenos contactos en el mundo de la ópera. Y lanzó esta puya: "Ella solo cobra ahora 60.000 euros al año, mientras que Mortier, en el Real, recibe 250.000".