18 sep 2020

Ir a contenido

CRÓNICA

Buen cierre con Strauss

La OBC y Benjamin Schmid brillan en el Auditori

CÉSAR LÓPEZ ROSELL / Barcelona

Pablo González y la OBC, en un ensayo del concierto de fin de temporada.

Pablo González y la OBC, en un ensayo del concierto de fin de temporada. / ANNA BRUGUÉS

El espíritu de Richard Strauss se adueñó el viernes del concierto de clausura de la temporada de la OBC en el Auditori. La orquesta, dirigida por su titular Pablo González, se enfrentó al poema sinfónico de mayor calado del compositor, Una vida de héroe, y recreó obras de autores como Juli Garreta y Erich Korngold, influidos por el autor alemán. La colaboración del virtuoso violinista Benjamin Schmid contribuyó a realzar una de las mejores veladas del año.

La OBC convenció con su lectura de Illes Medes. La visión sinfónica de Garreta de este enclave dibujó colores y olores de mar y vientos de tramontana. Fue como una ilustrativa banda sonora para un documental. Y de ese sueño fílmico se pasó a otro: el del Concierto para violín y orquesta de Korngold, obra que incluye melodías de cine de un autor que también compuso música para el séptimo arte. Schmid, bien arropado por la orquesta, exhibió su dominio del instrumento, del que extrajo deslumbrantes colores.

Pero el reto mayor fue enfrentarse a la imponente obra de Strauss sobre el hombre y el artista. La mezcla de épica y lírica hacen que la pieza tenga una complejidad que dificulta su ejecución, pero Pablo González y la formación salieron con nota del empeño, aunque sin llegar al nivel de las grandes orquestas centroeuropeas. Con todo el arsenal sonoro en escena, la obra permitió el lucimiento de las diferentes secciones. El concertino brilló de forma especial en dos pasajes de solista de la pieza.

Fue un buen cierre de la temporada de la orquesta. En el recuerdo figuran Juana de Arco en la hoguera con la actriz Marion Cotillard como protagonista, la recuperación de El Pesebre de Pau Casals, la presencia de figuras como Viktoria Mullova, Arcadi Volodos y Alice Sara Ott, y directores como Marc Minkowski y Pinchas Steinberg. La gira de la orquesta por Austria, Eslovenia y Croacia, además de proyectos en común con el Liceu y el Palau de la Música, entre ellos un magnífico Réquiem de Verdi, han sido otros logros.

Por delante quedan deberes como el de lograr mayor regularidad en una OBC cuyo rendimiento varía mucho según quien la dirija.