DRAMA

Charlestón electrónico El gran Gatsby

Charlestón electrónico El gran Gatsby
1
Se lee en minutos

Baz Luhrmann

Trabajar sobre un texto como el deEl gran Gatsby,la mejor novela norteamericana de todos los tiempos hasta que no se demuestre lo contrario, tiene sus beneficios y sus peligros. El texto es tan espléndido que hasta un mentecato tras la cámara puede sacar algo bueno al filmarlo. Y los actores, por discretos que sean, que no es el caso --aunque Toby Maguire, en el papel de Nick, el amigo y confidente de todos, el personaje más lúcido de la historia, aunque también el más vapuleado, se come literalmente a Leonardo DiCaprio como Jay Gatsby--, tampoco van a destrozar la historia.

Pero estamos en los dominios de Baz Luhrmann, que ha hecho con el texto de Scott Fitzgerald algo similar a lo que hizo con el Moulin Rouge y sus gentes en el filme homónimo. La novela es el punto de partida, respetada en situaciones y hasta en parte de sus diálogos --aunque ha desaparecido la preciosa frase final en que se equipara a los protagonistas con botes contra la corriente, que es la síntesis perfecta del relato--,

Noticias relacionadas

pero Luhrmann es Luhrmann, así que debe quedar constancia de su sello, de su búsqueda de la personalidad a través del anacronismo, el virtuosismo y la exageración.

El director de Australiapasa por el filtro de la música electrónica y de baile el charlestón, y así se define en esencia su versión de la novela: respeto (al texto) e infidelidad (al estilo). Una apuesta que no es arriesgada (porque existen previamenteMoulin Rouge y Romeo + Julieta) ni tampoco promueve sacudidas especiales, aunque el final de la película es realmente muy bello. QUIM CASAS