29 may 2020

Ir a contenido

INICIATIVA EN LA INDUSTRIA AUDIOVISUAL

El cine que cruza fronteras

Profesionales españoles afincandos en Los Ángeles fundan La Panda, que ayuda a productores a desembarcar en EEUU

La empresa ha colaborado en la última película de Nacho Vigalondo

OLGA PEREDA
MADRID

El cine no se puede quedar en el ámbito local. Ni nacional. «El lienzo es el mundo», explica Julia Fontana, cineasta barcelonesa de 29 años que reside en Los Ángeles y que acaba de levantar, junto con otros 10 colegas, La Panda, empresa que tiende puentes a los directores y productores españoles interesados en rodar en EEUU. La firma gestiona todo lo necesario: desde los seguros pertinentes hasta las relaciones con los proveedores. En solo seis meses de funcionamiento, ya han tenido beneficios económicos. Son mínimos, pero son beneficios. «Estamos muy ilusionados. Vemos que hay futuro», comenta Fontana, que se graduó en Comunicación Audiovisual en la Pompeu Fabra y estudió un máster en Producción y Guion en la Universidad de California.

Uno de los últimos trabajos de La Panda ha sido el rodaje estadounidense de Open Windows, de Nacho Vigalondo. La productora de la película, Apaches Entertainment (responsable de Lo imposible), llamó a sus puertas antes de desembarcar en EEUU. «El cine español sobrevivirá si saca sus patitas fuera. Si se queda dentro, será una industria obsoleta y menos competitiva», destaca Fontana, que en su aventura está acompañada por profesionales como la actriz y productora María Aceves; el director de fotografía Jon Aguirresarobe; el consultor de márketing Pau Brunet; la directora y productora Elia Urquiza; los productores Jana Díaz Juhl, Elisa Lleras y Guillermo Escalona; así como los directores y guionistas Carlos Marqués-Marcet, David Martín Porras y Pablo Gómez-Castro. Precisamente, Marqués-Marcet dirigirá, en coproducción entre La Panda y Lastor Media, 10.000 km, película de bajo presupuesto que cuenta con la colaboración de TVE y que narra la vida de una pareja que vive a 10.000 kilómetros. Mientras, David Martín Porras estará a los mandos de A Texas story, un largo que buscará financiación en España, EEUU y otros países y que ya tiene un corto que sirve de promoción: Inside the box. El guion de A Texas story estará a cargo de Martín Porras y Fontana. El filme ya ha sido seleccionado para el encuentro de escritores cinematográficos que organiza Ibermedia en México. «Es una película que, ya desde su inicio, está cruzando fronteras porque está pensada para el mercado global», explica la guionista.

Soñar en pequeñito

«En España hay cierta tendencia a soñar en pequeñito pensando en que no hay presupuesto para grandes superproducciones. Pero la realidad es que si los guiones son buenos y tienen sentido como producto, acaban encontrando el dinero y la manera de hacerse posible», concluye Fontana. Justo con esta mentalidad escribió A Woman in the shadows, drama romántico sobre Fritz Lang que quedó finalista en un concurso de guiones de la Academia de Hollywood.