Ir a contenido

CIRCO en el mercat

'Capas' une acrobacias con humor y ternura

M. C.
BARCELONA

El premiado espectáculo de circo en sala Capas desembarca por fin en un escenario barcelonés. El Mercat de les Flors acoge este fin de semana a la joven compañía hispanoitaliana Eia. La propia personalidad de los intérpretes (cinco acróbatas y un músico multinstrumentista) modula el contenido de este show familiar que ya ha triunfado en el Festival Trapezi, la Fira de Tàrrega y en el off del festival de Aviñón.

«La clave del éxito de nuestra propuesta radica en la sinceridad con la que hemos abordado nuestro primer espectáculo juntos», explica Francesca Lissia, la única mujer del grupo, originaria de Cerdeña. Capas habla de lo que une y separa a un grupo de personas, un microcosmos social en el que muchos se identificarán. «La dramaturgia no es demasiado explícita. Preferimos que cada cual se monte su película a partir de diferentes historias que dejan entrever las capas que los humanos nos ponemos encima según quién sea nuestro interlocutor», añade la intérprete.

No buscan el más difícil todavía como en el circo tradicional. Su objetivo es integrar acrobacias con la música, el movimiento y el humor. Transmitir emociones a partir de historias muy cotidianas, llenas de ternura y humor. «Todos hemos participado en la creación del espectáculo, hay mucha verdad en él porque parte de nuestras experiencias», afirma. «Cada uno tiene una visión diferente y lo importante no es que una prime sobre otra sino integrarlas. Apostar por cosas distintas ha dado fuerza y variedad a la creación», reconoce Lissia.

En el espacio escénico, realizado con tan pocos medios como mucha imaginación, destaca un enorme armario lleno de sorpresas que da mucho juego.