Ir a contenido

ideas

Vila Casas

Xavier Bru de Sala

Antoni Vila Casas es uno de los mecenas más generosos y de espíritu más afinado de Catalunya. El otro es Josep Suñol. Ante todo gracias a ellos dos y, en menor medida, a otros que también han dedicado dinero para construir colecciones de arte contemporáneo, disponemos de suficientes fondos representativos. De otro modo, la obra de los artistas catalanes de las generaciones que van de la posguerra a la actualidad se encontraría menos al alcance del público. Ahora que el Macba ha sufrido por parte del puño de hierro del Gobierno español un golpe bajo, en el peor lugar y en el peor momento, empieza a ser hora de contemplar este patrimonio como cosa propia. Hora de descubrir, si hablamos del público general, una multitud de nombres propios más conocidos fuera que dentro. Hora de reivindicar la grandeza y el sentido singular, el lugar propio del arte catalán de la segunda mitad del siglo XX, de manera especial del último tercio. Que ningún artista posterior haya alcanzado la fama internacional de Miró y Dalí es una cuestión más generacional, de tendencias y de capitalidades, que un indicador de menor calidad. Por el contrario, si no caemos en el papanatismo del mercado como valor preeminente, si partimos de la base de que el rechazo de las leyes de los mercaderes es uno de los signos identificadores de las revoluciones múltiples de los 70, si volvemos a relacionar arte y formas de vida, arte e idearios, arte y conceptos, arte y pensamiento, arte y sociedad, artes e investigaciones radicales volveremos a estar preparados para integrar la gran aventura del arte catalán en el imaginario colectivo. Un arte tan universal como el de los antecesores mencionados y de Tàpies, y al mismo tiempo específico, como específica es la sociedad que lo conforma. Además de triplicar el interés por el Macba en justa compensación por el golpe bajo, visitar los cinco centros de la Fundació Vila Casas y la Fundació Suñol es una excelente manera de iniciar este reconocimiento. A los artistas y a los mecenas.

0 Comentarios
cargando