30 mar 2020

Ir a contenido

Alcalde en silla de ruedas

Ferran Monegal

Estupendo golpe el que nos ha ofrecido el programa Capacitados (La 2). Se han ido a ver a Xavier Trias y le han propuesto que se pase todo un día circulando por Barcelona en silla de ruedas. Y lo más formidable es que el alcalde ha dicho que sí. Para asesorarle en el trayecto le han puesto de acompañante a nuestro querido compañero Sergi Cutillas, montador musical, técnico de sonido y experto en el tema de circular montado en silla. ¡Ah! Con este ejercicio se ha enterado el alcalde de lo que vale un peine; o sea, ha vivido por sí mismo las dificultades de desplazarse en silla de ruedas por Barcelona. A la salida del ayuntamiento, por ejemplo, las ha pasado canutas con los puñeteros adoquines. Cutillas sonreía viendo al alcalde en apuros, y le enseñaba el arte de aguantarse solo con las ruedas de atrás de la silla, un ejercicio casi circense que impresionó, y asustó, mucho a Trias. En otro momento, en el carrer del Call, la primera autoridad de la ciudad se quedó atascado en la rejilla de una cloaca mal instalada e inoportuna. Y cuando entraron a tomar un refresco en un bar, un insalvable escalón les impedía la entrada y tuvo que salir un camarero a interpretar el papel de grúa. En definitiva, el alcalde ha aprendido una lección utilísima con este ejercicio, y hay que elogiar que haya aceptado protagonizar este recorrido, una verdadera carrera de obstáculos. Sería conveniente que otros políticos, los más principales, se sometieran a similares ejercicios. Yo vendaría los ojos a algún conseller o consellera del Govern, y con la sola ayuda de un bastón lo pondría en la Carretera de les Aigües y lo haría bajar hasta el Zoo sin ver nada en absoluto. Y con el encargo de que durante el trayecto está obligado a vender un determinado número de cuponsitos, so pena de quedarse sin sueldo si no cumple. ¡Ahh! Sería tan instructivo como útil.

CAZATORNADOS .- También ha reaparecido Jesús Calleja (Desafío extremo, Cuatro). Intenta imprimir a sus aventuras una tensión, un suspense, y una comedia, similar a la que ejecuta su compañero de cadena Frank de la jungla. Inició temporada intentando cazar un tornado. ¡Ah! Quería meterse en la manga, en el embudo, y vivir acollonantes experiencias para sobrecogernos mucho. Se pateó Estados Unidos. De abajo arriba. Pero no pilló ni uno. Solo al final, en Minnesota, encontró uno. Aleluya. Estaba contentísimo. Pero ¡qué mala pata!: era de noche y no vimos nada en absoluto.