29 oct 2020

Ir a contenido

tú y yo somos tres

Ana de Portugal

Ferran Monegal

Aplastante encuesta la que ha promovido Tele 5 sobre la alcaldesa de Madrid. A raíz de la tragedia de la fiesta de Halloween ocurrida en el espacio de propiedad municipal Madrid Arena, en la que murieron cuatro jóvenes, planteó Jordi González en El gran debate ( Tele 5) si Ana Botella debería dimitir por la nefasta gestión de la crisis, por las responsabilidades no asumidas y por haber preferido ir de vacaciones con su esposo a un resort de Portugal en lugar de quedarse en Madrid y visitar a los padres y familiares de las cuatro víctimas. Y a la pregunta «¿Debe dimitir Ana Botella?», la respuesta de más de 14.000 encuestados fue apabullante: el «Sí» superó el 80%. Del debate sobre el tema cabe anotar las palabras del periodista de la SER Javier Álvarez a quien yo no había visto nunca en este programa y que merece atención por esta acertadísima reflexión: «Si cada uno de los ciudadanos que están viendo este programa hubieran sido ellos los que hubiesen perdido un familiar, si hubiesen sido ellos a los que se les hubiera muerto alguien de su entorno ¿se hubieran ido? Si cualquier ciudadano se hace esta pregunta a su corazón, la respuesta es 'No me hubiera ido'». ¡Ah! Parece que la alcaldesa no solo no asume las responsabilidades del cargo: la sensibilidad también se le resiste.

EL CALENDARIO SEXUAL DE ISABEL DE CASTILLA .- La serie Isabel (TVE-1) tiene golpes muy bárbaros y entretenidos. El otro día, antes de la boda con Fernando de Aragón, una dama de compañía le reprochaba a Isabel su frialdad con el que iba a ser su marido, y le advertía que debía prepararse para ser su esposa con todo lo que eso conlleva. Pero Isabel, beata hasta la médula, le replicó detallándole el calendario sexual que tenía previsto: «Lo tengo todo controlado. Día a día. Durante la Cuaresma y el Adviento no se debe complacer al marido. Tampoco en las fiestas de guardar, ni en las vigilias. Ni los lunes, en honor a los Santos Difuntos. Ni los jueves, en memoria de la última cena. Ni los viernes, en recuerdo a la crucifixión. Ni los sábados, en honor a la Santísima Virgen. Y los domingos tampoco, en recuerdo de la resurrección de Cristo». ¡Ahh! Pasmada se quedó la dama de compañía. Hombre, el calendario sexual isabelino era tremendo. Aquí lo milagroso es que Isabel llegase a tener hasta cinco hijos. Y no restemos méritos al rey Fernando: debía tener una colosal puntería.