Muere la arquitecta Gae Aulenti, restauradora del MNAC

El Museo d'Orsay de París y la remodelación del Palazzo Grassi de Venecia, otras de sus obras destacadas

La arquitecta Gae Aulenti, en el edificio del MNAC, en 1995.

La arquitecta Gae Aulenti, en el edificio del MNAC, en 1995. / ÁLVARO MONGE

1
Se lee en minutos
ROSSEND DOMÈNECH / Roma

Ha muerto la arquitectaGae Aulenti, queBarcelona recordará por su labor en elMuseu Nacional d'Art de Catalunya(MNAC),París por la transformación de la estación ferroviaria deOrsay en el famoso museo impresionista, yNápoles por alguna de sus estaciones de metro. Tenía 84 años y ha expirado este miércoles en su casa de Milán.

París, Barcelona, San Francisco, Tokio, Sevilla, Jerusalén, Venecia, Florencia y Roma recordarán la filosofía que siempre inspiró sus trabajos y que le supuso muchos quebraderos de cabeza con sus contratantes. Ella lo llamaba "adaptación de los espacios antiguos a la sensibilidad contemporánea", convencida de que "el arquitecto debe saber leer el contexto, porque muchas veces las raíces permanecen escondidas y subterráneas".

Dicho criterio entroncaba directamente con los primeros barrocos, comoFrancesco Borromini, que rompieron con el corsé del arte clásico y neoclásico, precisamente defendiendo que una obra debe estar arraigada en el contexto y no prescindir del mismo. "Este es el gran trabajo de relectura histórica de un lugar", dijo en una entrevista.

Aulenti consideró la remodelación delMNAC "un reto, por el hecho de tener que encontrar espacios contemporáneos en un edificio de estilo académico y manierista, monumental, laberíntico y también feo, aunque parte indisoluble del 'skyline' deBarcelona".

"La señora de la arquitectura"

Noticias relacionadas

Hija de una gran familia de Apulia, en el sur de Italia,Aulenti estaba considerada una de los mayores arquitectos y diseñadores actuales. Conocida como "la señora de la arquitectura", participó en la remodelación del Museo de Arte Moderno del parisinoCentro Pompidou, la restauración delPalazzo Grassi en Venecia, la paradaCavour del modernísimo metro de Nápoles, la construcción o reconstrucción de aeropuertos e institutos de cultura, y la recuperación como museo de las caballerizas del palacio presidencial italiano delQuirinale. Enseñó enVenecia y fue condecorada con la Legión de Honor de la República francesa.

Su última salida fue para recoger un premio a toda su carrera, que le había concedido laTrienal de Arte de Milán, el pasado 16 de octubre. "Mi madre estaba enferma desde hacía tiempo, pero aguantó hasta el final", ha dicho su hija Giovanna.