Mascarell acusa al Ministerio de Cultura de "desmantelar las grandes instituciones culturales de Catalunya"

El 'conseller' aboga por un cambio de modelo tras los últimos recortes previstos en los presupuestos generales del Estado

Ferran Mascarell, en la Conselleria, con los responsables de los equipamientos culturales.

Ferran Mascarell, en la Conselleria, con los responsables de los equipamientos culturales. / DANNY CAMINAL

3
Se lee en minutos
ERNEST ALÓS / Barcelona

El 'conseller' de Cultura de la Generalitat,Ferran Mascarell, ha abierto las puertas a que elMinisterio de Cultura desaparezca de losconsorciosde los grandes equipamientos culturales porque "no tienen sentido sillas vacías a cambio de nada", tras los últimos recortes aplicados en los presupuestos generales del Estado. Tras reunirse este miércoles con representantes de los grandes equipamientos culturales afectados, ha constatado que hay que replantearlo "todo" ya que ve una "ofensiva del Ministerio para desmantelar las grandesinstituciones culturales de Catalunya". Mascarell aseguró que las relaciones con el Ministerio atraviesan el peor momento y entre los agravios ha citado el enterarse por la prensa de los últimos recortes, la subida del IVA cultural al 21%, el estancamiento del proyecto de la ley de mecenazgo y algunas declaraciones que asocian cultura a mero entretenimiento. Criticó que la última reduccción en los presupuestos del 50% que, sumada a la de años anteriores, reducen las aportaciones en un 63%.

Nuevo modelo

Según Mascarell la política del actual Gobierno "rompe las reglas del juego históricas, definidas por el Estatut de 1981, que otorgaba competencias plenas a la Generalitat en materia de cultura pero con la financiación del Estado". Destacó que las ayudas en concepto de gastos de capitalidad han pasado de 20 millones de euros a 0. "Básicamente el Ministerio se dedica a Madrid", explicó Mascarell que, junto al teniente de alcalde de Cultura de Barcelona, Jaume Ciurana, impulsará en los próximos días una 'Declaración de Barcelona' en la que dejarán constancia de que se está acabando un modelo y de que peligra la presencia de Barcelona como metrópolis internacional de la cultura, ha declarado Ciurana.

A pesar de sus críticas al Ministerio, Mascarell aún no ha concretado de qué manera capearán la crisis las grandes instituciones, y ha descartado que la Conselleria supla la caída ministerial --"no estamos hablando de eso", ha zanjado--, al tiempo que ha subrayado que las programaciones para este año no sufrirán.

Cambios en el Liceu

Mascarell ha matizado que esta disminución de recursos "no afectará a todos por igual, pues 90.000 euros que ha dado este año al Festival de Sitges no harán tambalear el certamen, pero los 4,5 millones menos del Liceu cambiarán el Liceu que conocemos". Y añadió: "Tenemos tres meses para cambiar esta previsión y si se aprueban en estas condiciones tendremos un elemento más para exigir un cambio del modelo de financiación de Cataluña". A la reunión han asistido el director del Palau de la Música, Joan Oller; el director del Gran Teatre del Liceu, Joan Francesc Marco; el director del Museu Nacional d'Art de Catalunya (MNAC), Pepe Serra; el del Museu d'Art Contemporani de Barcelona (Macba), Bartomeu Marí y representantes del Mercat de les Flors y el Teatre Lliure.

Noticias relacionadas

También estaban el director de L'Auditori, Joaquim Garrigosa, y la gerente del Teatre Nacional de Catalunya (TNC), Mónica Camps, a pesar de que el Ministerio de Cultura no está en su consorcio y nunca han recibido subvenciones por esa vía.

El director del MNAC, Pepe Serra, ha criticado que el recorte --del 37% en su caso-- es "demasiado grande y llega demasiado tarde", pero a pesar de ello asegura que la temporada expositiva se mantendrá. "El modelo actual es inviable con los recortes, hay que rediseñarlo", ha declarado Cesc Casadesús, director de el Mercat de les Flors, el único centro de dedicado a exhibir danza en Catalunya. Cree que hay que replantear el sistema. "Habrá que decidir qué modelo queremos y qué es lo esencial". Se impone buscar una  "lógica sostenible" con menos "equipamientos caja". Y puso un ejemplo: "El Mercat podría dejar su espacio físico y trasladar su programación a otros equipamientos de la ciudad como el TNC, el Lliure y el Grec.