03 abr 2020

Ir a contenido

ASÍ VEO EL LÍO DE LA CRISIS

Ramoncín: "Los seres humanos somos una mala experiencia"

A Ramón J. Márquez, en otros tiempos El Rey del Pollo Frito, le sublevan el modelo capitalista y la injusticia social

OLGA LERÍN / Barcelona

-¿Podría resumir la crisis en un tuit?

-Es la consecuencia de socializar las pérdidas cuando en los años de bonanza se privatizaban las ganancias.


-¿Cómo le explicaría la prima de riesgo a un niño de 6 años?

-¿Te acuerdas de cuando íbamos a la juguetería y yo te regalaba un muñeco y lo dejaba a deber? Eso era porque papá tenía trabajo y mamá también. El juguetero se fiaba de nosotros. Ahora, como estamos en el paro los dos, no tenemos ahorros y nos cuesta mucho llegar a fin de mes, ya ni siquiera vamos a la juguetería.


-¿Dejaría a sus hijos un verano al cuidado de Angela Merkel?

-Si quiero tener unos seguidores de Milton Friedman y los Chicago Boys, sin duda.


-¿Si solo le quedaran 3 euros en el bolsillo, los gastaría en salchichas de frankfurt o en yogures griegos?

-Compraría salchichas: mientras Alemania siga estable, los griegos podrán seguir haciendo yogures.


-¿Si mañana recibiera una herencia de 300.000 euros, qué haría: los llevaría al banco, los metería bajo el colchón, invertiría en deuda soberana española?

-Primero hay que repartir con la Hacienda Pública para ayudar a pagar los intereses del rescate. Con lo que quedase, preferiría repartir una buena parte entre los amigos y familiares que peor lo estuviesen pasando. Con el resto compraría oro, que no tiene patria, moral, ni ideología.


-Reflotar Bankia nos va a costar 500 euros por ciudadano. ¿Cómo lo ve?

-Hay ciudadanos que por no pagar 500 euros a Bankia han sido desahuciados. En una familia de tres, hablamos de 1.500 euros. ¿Qué quiere que me parezca? Una burla, un insulto, una falta absoluta de vergüenza y de sentido de la solidaridad. Capitalismo salvaje en su estado más puro. Te quito la casa por no pagar tres letras de 400 y luego tendrás que poner dinero para salvar a un banco gamberro que debería hundirse y arrastrar hasta el fondo a la pandilla de golfos que lo han llevado a esa situación.


-¿Le da miedo que el euro desaparezca? ¿Cómo cree que le afectaría?

-Cuando entramos en el euro, la vida se nos encareció un 66%, aproximadamente. Donde poníamos 5.000 pesetas, ahora ponemos 50 euros. Se hizo a favor de Alemania, y de aquellos polvos. Pero hoy sería una catástrofe que la moneda común desapareciese. Más pobreza.


-¿Qué le mosquea más: que le suban 100 euros los impuestos, o que le bajen el sueldo 100 euros?

-¡La subida, por injusta y clasista!


-¿Quién nos ha metido en este lío?

--La elevación a los altares del capitalismo como el único sistema posible.


-¿Qué ha entendido y qué no entiende acerca de la crisis?

-Creo que lo entiendo casi todo, pero me cuesta comprender por qué se está haciendo todo esto si el horizonte es seguir en lo mismo, con la gente sin darse cuenta de que la diferencia entre ricos y pobres va a ser mayor en cuanto pase esta crisis y que seguirán en el mismo tren hasta la siguiente.


-¿Qué comenta sobre este tema cuando habla con sus amigos?

--Lo mismo que hablo con usted: la incapacidad de esta sociedad de pensar de otra manera, de atisbar un cambio en el reparto de la riqueza, de hacerlo más justo.


-¿Qué es lo más disparatado que ha escuchado sobre economía en los últimos tiempos?

--Lo más disparatado lo suele decir Guindos, un hombre que ha pasado por Fortis, el Royal Bank of Scotland, Lehman Brothers y la CAM, entre el 2007 y el 2009, y resulta que todas esas entidades han resultado fallidas. Ese es el elegido para sacarnos de la crisis y tiene por costumbre apoyar al presidente en eso de que la contracción y los recortes nos llevarán al amanecer. ¿Quién, en su sano juicio, puede creerlo?


-¿Quién es, en su opinión, el héroe (o los héroes) de la crisis?

-Los que sobreviven cada mes con el subsidio de desempleo y hacen lo posible por tener una vida razonablemente normal.


-¿Y quién es el villano?

-El capitalismo, con mayúsculas, y toda esa panda de neocon y ultraliberales que no ven más allá de sus propios intereses.


-¿Tiene la sensación de que lo peor ya ha pasado, o cree que nos esperan todavía los tragos más amargos?

-Pienso que nos falta, al menos, un año muy amargo. Este otoño será especialmente duro.


-¿Cómo lleva convivir con tantas noticias económicas negativas como nos llueven a diario?

-Hago lo posible para que no se convierta en el centro de mis pensamientos y de las conversaciones cotidianas. Lo llevo mal, porque no veo gente capacitada para hacer algo verdaderamente revolucionario y valiente, y no hablo de tomar el Palacio de Invierno, hablo de que se den cuenta de que esta no es la vía y que casi todas las medidas que se están tomando son erróneas y van por el camino equivocado.


-¿La crisis le está afectando personalmente? 

-Como a todos: menos trabajo, menos sueldos -Tiendas de discos que cierran, radios que eliminan programas, televisiones que bajan los cachés, menos gente en los cines, en los teatros, comprando libros.- Y eso sin que aún se haya subido el IVA, que va a ser una verdadera catástrofe para la industria cultural. Pagaremos muy caras las consecuencias. Menos cultura, peor país, peor juventud.


-¿Qué cree que tiene que ocurrir para que esto cambie?

-Impedir el secuestro de la soberanía por el poder financiero. Si no se consigue, nada va a cambiar. Seguiremos en esta Plutocracia encubierta.


-¿Cómo debería ser un mundo mejor?

-Un mundo sin seres humanos: somos una mala experiencia.


Temas Ramoncín