Entrevista con la actriz que protagoniza 'El legado de Bourne¿

Rachel Weisz: "Crear supersoldados me parece peligroso y nada ético"

Rachel Weisz, en el preestreno del filme en Nueva York.

Rachel Weisz, en el preestreno del filme en Nueva York. / GTRES

Se lee en minutos

PAZ MATA / Los Ángeles

Entró en Hollywood de la mano del cine de acción conLa momia. Tras ganar un Oscar (El jardinero fiel) y participar en varios thrillersy comedias, Rachel Weisz (Londres, 1970) vuelve al género que le dio la fama conEl legado de Bourne, donde interpreta a la doctora Marta Shearing, una brillante científica que tendrá que sobrevivir junto al nuevo héroe de la saga, interpretado por el protagonista deEn tierra hostil, Jeremy Renner, que sustituye a Matt Damon.

-Su personaje empieza siendo una científica y termina luchando por su vida. ¿De dónde sacó esa vena peleona?

-Me metí en el personaje, que trata de salvar la piel a toda costa. Si yo estuviera en su lugar, haría lo mismo. Marta no es una superheroína sino una mujer normal que vive circunstancias extraordinarias, una mujer a la que le pasan muchas cosas. Todo el mundo es asesinado en su trabajo, el FBI intenta matarla... Por eso huye. No necesité preparación especial, simplemente asegurarme de que tenía suficiente fondo para correr y para ello hice un poco dejoggingy cinta. Necesitaba fortalecer mis pulmones y sobre todo no tratar de correr como hacen las chicas, que suelen hacerlo con los pies hacia fuera, por eso de que tenemos las caderas más anchas y eso hace que el pie gire hacia fuera. Bueno, esa es la explicación de mi compañero de reparto, Jeremy Renner, que debe saber mucho de esto (risas).

-¿Le ayudó su marido [el también actor Daniel Craig, 007] en toda esta preparación física?

-No, Daniel no ayuda en esas cosas. (Risas)

-¿Y la parte científica? ¿Cómo se preparó para ello?

-Contacté con una viróloga que revisó el guion para asegurarse de que toda la teoría y la terminología era correcta. Al fin y al cabo, yo tenía que entender lo que estaba diciendo. He dedicado toda mi vida de adulta a la actuación para poder hablar con convicción y mi personaje, Marta, ha dedicado toda su vida a la virología, por lo tanto tenía que tener ese feeling, saber de qué estaba hablando. Ella me aseguró que todo lo que se plantea a lo largo de la película puede suceder. No se trata de ciencia ficción. De hecho, hay virus que atacan el ADN y son capaces de cambiar su composición.

-¿Está a favor o en contra de estas prácticas que buscan crear un súperhombre?

-Estoy a favor de ciertas prácticas, por ejemplo el alterar el ADN para combatir el virus del papiloma humano, que es el causante del cáncer de cérvix en muchas mujeres. Es uno de los ejemplos que me explicó esta científica, pero es una práctica que no está aprobada por el departamento de Alimentos y Medicamentos en Estados Unidos. Lo que no apruebo es lo de crear supersoldados, me parece peligroso y nada ético.

-Pasemos a otra película de espías. La franquiciaJames Bond cumple 50 años. ¿Cual es su película favorita?

-No las he visto todas, pero para mí, por razones obvias,Casino Royales la mejor. La actuación es maravillosa y muy natural.

-¿Bond o Bourne?

-Sinceramente, creo que hay espacio para ambas franquicias. Ambas son estupendas y muy distintas. El público puede disfrutar mucho con las dos.

Te puede interesar

-Distintas también son sus próximas películas, Oz, un mundo de fantasía, de Sam Raimi, y el nuevo filme de Terrence Malick. ¿Puede contarnos algo de ambas producciones?

-Oz, un mundo de maravillaes una película muy diferente. El papel de la bruja Evanora es maravilloso y todo el filme es pura fantasía. En cuanto a la película de Terrence Malick, no puedo decir nada, ya sabe el secretismo que rodea a sus trabajos. Solo fueron cinco días de rodaje. Mi papel era pequeño, pero lo hice por la experiencia de trabajar con él. Aunque con Malick nunca se sabe, puedes haber rodado bajo sus órdenes tres meses y acabar no estando en la película. Creo que ese ha sido el destino de mi papel (risas). Mucho me temo que no se verá. Pero al menos, me queda la experiencia de haber trabajado con un cineasta inmenso como Malick.