19 sep 2020

Ir a contenido

Los ensayos

Una banda sonora contra el sida

Tres generaciones de artistas unen sus voces hoy en el Sant Jordi por un buen fin

NÚRIA MARTORELL
BARCELONA

EL PERIÓDICO asiste a las pruebas de sonido del macroconcierto ’Les nostres cançons contra la sida’, en el Palau Sant Jordi. / MÒNICA TUDELA Foto: FERRAN SENDRA

Se acaba la cuenta atrás. El macrorrecital Les nostres cançons contra la sida aglutinará esta noche en el Palau Sant Jordi a artistas de tres generaciones que durante más de dos horas activaran el resorte de la memoria colectiva. La bienvenida la dará Jaume Sisa recordando que Qualsevol nit pot sortir el sol. Y a partir de entonces se desplegará un nutrido repertorio elegido por el propio público, a través de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA y de Catalunya Ràdio, hasta el clímax final. La balada Boig per tu, la pieza ganadora del concurso, servirá para que suban al escenario todos los participantes y artífices de este acto solidario.

Pero antes -de hecho figura como el sexto título del repertorio- se desvelará la jugada que planean Pep Guardiola y Lluís Llach, con Sílvia Pérez Cruz como infalible aliada. Las sospechas se confirman: la letra escogida será un guiño a Miquel Martí i Pol (cuando el entrenador conoció al cantautor le pidió solo una cosa: que le presentara al poeta). Pero hasta aquí se puede leer.

«El espectáculo no se ha planteado como una gala, con los típicos parlamentos. Será un concierto muy dinámico -adelantó ayer Gemma Recoder, el alma de esta iniciativa-. Y durante uno de los cambios de músicos se proyectará el documental de ocho minutos de Esteve Riera con entrevistas a los médicos del Hospital Can Ruti, quienes bajo las órdenes del doctor Bonaventura Clotet están logrando grandes avances contra el sida», añadió, aún eufórica, tras ensayar El tren de mitjanit con Pep Sala.

El trajín de técnicos ayer era continuo cuando Gerard Quintana fue quien cogió el micrófono para cantar Camins y rumbear L'Empordà. Y ya luego, justo delante de su camerino, el cantante valoró que este concierto «reúna a gente que difícilmente estaría unida por otro motivo. Y no porque nos llevemos mal -puntualizó-, sino porque son generaciones, públicos y estilos distintos. Y esto es lo que tiene una causa que es de todos; promovida por esta fundación del doctor Clotet, a la que se destinará todo el dinero recaudado».

LA AUSENCIA DE AMARAL / Quintana dio la noticia de que Amaral no le acompañará, tal y como estaba previsto, cuando hoy aborde Camins. «Esta pieza ya la había cantado con ellos, quienes incluso la han versionado. Pero por una serie de movimientos de su agenda, ahora están actuando en Alemania, no podrán venir».

El cantautor quiso subrayar que en este recital, repleto de clásicos e himnos, «la gente podrá cantar de principio a fin, y esto es muy bonito». Y argumentó así el meneo rumbero que le ha dado a L'Empordà de Sopa de Cabra. «O la hacía rockera, por su clara influencia springsteeniana, o le buscaba otras raíces, porque es una canción muy visceral. Y en seguida me vino a la cabeza Sicus y Sabor de Gràcia, con los que la hacemos todavía más nuestra. Este canción del 82, o del 83 probablemente, sigue muy viva y puede tener muchas formas. Sicus le pone la leña, la brasa, la carne, el fuego, se la come.. Lo pone todo. Y es un placer estar con él en el escenario. Quizás yo no llevo la rumba en la sangre, pero este es un proyecto en el que todos ponemos la mejor predisposición, y en el que la gente es capaz de entender que me guste la rumba y que pueda hacer palmas».

«Fa una nit clara i tranquil.la, hi ha la lluna que fa llum, els convidats van arribant....» Sisa era en ese momento quien ensayaba, arropado por el inspirado piano de Manu Guix.