Tercera edición de un puente cultural

El viaje de San Giorgio

Un millar de italianos disfrutan de la 'diada' tras vivir una travesía literaria desde Roma con autores de su país

Los organizadoresya piensan en otro barco que zarpe de Génova

Encuentro 8 Los autores Carlo Lucarelli y Massimo Carlotto, sentados, ayer en el Instituto Italiano de BCN.

Encuentro 8 Los autores Carlo Lucarelli y Massimo Carlotto, sentados, ayer en el Instituto Italiano de BCN. / RICARD CUGAT

2
Se lee en minutos
JOSÉ CARLOS SORRIBES
BARCELONA

La idea va viento en popa a toda vela. Tanto que ya se dan los pasos para ampliar la iniciativa a un segundo crucero desde Génova para la gente del norte. Un millar de ciudadanos italianos vivieron ayer en la capital catalana su día de San Giorgio en la tercera edición de Una nave di libri per Barcellona, el crucero de tres noches que la naviera Grimaldi Lines monta con motivo de la diada desde Civitavecchia, el puerto de Roma.

Organizado por la revista mensual Leggere: tutti, la travesía se enfoca tanto a la posibilidad de conocer en directo la fiesta como a la de fomentar el encuentro entre esos viajeros aficionados a la lectura con sus autores preferidos. La lista es larga, con mayoría azzurra cómo no, pero no faltaron a bordo los literatos españoles Pedro Casals, Margarida Aritzeta y Care Santos.

A mediodía, en el Instituto Italiano de Cultura, una selección de cinco escritores transalpinos explicaron sus últimas novedades y sus vivencias en alta mar. «Este es el modo perfecto de conocer a las personas para las que escribes tus historias», dijo Ivan Cotroneo, ayer especialmente pluriempleado. Por la tarde, presentaba la película que él mismo ha dirigido basada en su novela La Kryptonite nella borsa.

Los escritores ejercieron de portavoces de la admiración general por participar en una fiesta como la de Sant Jordi. «Es un espectáculo maravilloso. Nunca antes había visto tanta pasión por los libros. He paseado por la Rambla y es una fiesta muy emotiva para alguien que ama la literatura», decía Maurizio de Giovanni. El autor napolitano de novela negra no veía posible algo similar en su país. «En España se lee más; nosotros tenemos menos lectores aunque quizá leen más libros al año».

Noticias relacionadas

Para Massimo Carlotto la exportación tampoco era factible. «Es la única fiesta europea verdaderamente popular del libro. Es una cuestión de ciudad y país, por el valor simbólico que tienen aquí la rosa y el libro», afirmó el autor de La vida fugint (La Campana, 2003), en la que narró su increíble peripecia judicial que le llevó a un largo exilio por un crimen que no cometió.

Anoche esos mil turistas culturales volvieron a bordo del Cruise Roma tras un intenso día. Y confiados en dejar BCN sin repetir su azarosa llegada del domingo: tres horas de retraso por una mar agitada.