Ir a contenido

EN GRANADA

Teresa Pàmies muere a los 92 años

La escritora catalana dedicó una de sus últimas obras al recuerdo de su marido, el dirigente del PSUC Gregorio López Raimundo

EL PERIÓDICO / Barcelona

La escritora Teresa Pàmies ha hallecido hoy a los 92 años en Granada en casa de su hijo Antonio. La autora, nacida en Balaguer, Lleida, en 1919, recibió a lo largo de su carrera reconocimientos como la Creu de Sant Jordi de la Generalitat de Catalunya, la Medalla de Oro al mérito artístico del Ayuntamiento de Barcelona (2000) o el Premi d'Honor de les Lletres Catalanes (2001). Entre sus obras, la mayoría con fondo autobiográfico, destacan Testament a Praga (Premi Pla 1970), Quan érem capitans (1974), Gent del meu exili (1975) o Jardí enfonsat (1992).

Dirigente de las Joventuts Socialistes Unificades de Catalunya en 1937 y una de las fundadoras de la Aliança Nacional de la Dona Jove (1937-1939), su marido fue el secretario general del PSUC, Gregorio López Raimundo. Uno de sus hijos, que lleva el apellido de ella porque su padre vivía en la clandestinidad, es el también escritor Sergi Pàmies. Una de sus últimas obras fue precisamente, Informe al difunt (2008), donde recordaba momentos vividos con su marido.

Tras la guerra civil se exilió primero a Francia y luego a Cuba, República Dominicana y México. En 1947 se trasladó a Belgrado, donde trabajó en Radio Praga. Hasta su vuelta a Catalunya, en 1971, durante los años que pasó fuera de España colaboró con revistas como Serra d'Or y Oriflama.

Escritores en el exilio

Con la muerte de Teresa Pàmies, desaparece uno de los últimos representantes de la generación de escritores del exilio y de intelectuales comprometidos con la democracia, las libertades y los derechos de la mujer. Pàmies comenzó a escribir en su juventud y también a ocuparse de la política, mecanografiando los artículos que le dictaba su padre. A los diecisiete años fue promovida a la dirección de las Juventudes del Partido Socialista Unificado de Cataluña (PSUC), por lo que tuvo que trasladarse a Barcelona. Poco más tarde fue una de las fundadoras de la Alianza Dona Jove de Catalunya, organización femenina de masas para ayudar a los combatientes en la guerra civil española.

En 1939 tuvo que exiliarse y vivió cuatro años en México, 12 en Checoslovaquia y otros 12 en Francia. En su exilio de Praga, su padre escribió unas memorias que ella corrigió y envió a un concurso literario de Barcelona. Aquella obra, titulada Testament a Praga (Testamento en Praga) ganó el Premio Josep Pla de las Letras Catalanas, en 1970. Durante los últimos años de exilio colaboró en las revistas catalanas Serra D'Or y Oriflama, y junto con Juan Manuel Azcárate Diz publicó El diario de la Juventud.

Obra prolífica

La escritora volvió a Catalunya en 1971 y tres años después ganó el Premio Joan Estelrich con su novela Quam érem capitans. Entre sus obras, una veintena de libros escritos la mayoría en catalán y algunos en castellano, destacan además Crònica de la vetlla, Va ploure tot el día, La dona de pres, Amor clandestí y Aquel vellet gentil i pulcre, todas ellas en el género narrativo, además de la obra de teatro Opinió de dona.

De su composición poética cabe citar Cróniques de naufragi, La chivata y Segrest amb filipina, y en el género del ensayo Una española llamada Dolores Ibárruri, Cartes al fill recluta, Gent del meu exili y Memòria dels morts. Otras obras son Aventura mexicana del noi Pau Rispa, Busqueu-me a Granada, Camarera de cinco estrellas, Massa tard per a Cèlia, Matins de l'Aran, Praga, Si vas a París, papá ..., Vacances aragoneses, La noguera, Coses de la vida, Jardí enfosat, Maig de les dones, Mascles no masclistes, Mujer de preso, Los niños de la guerra, Los que se fueron, Records de la Guerra i d'Exili.

Premiada

También escribió La reraguarda republicana, Romanticismo militante, Nadal a Porto, Rosalía no hi era, Va ploure tot el dia. En 1989 obtuvo el primer premio en el II Certamen de Narrativa de Mujeres Una palabra, otra, patrocinado por las Librerías de Mujeres de varias provincias españolas, por su obra Cómo nos fregaron, Dora. Ese mismo año, en octubre apareció su libro Rebelión de viejas, y en diciembre publicó el diario narrativo sobre los hechos de la primavera de Praga de 1968.

Su última obra fue Informe al difunt (2008), un libro homenaje a su marido Gregori López Raimundo, exsecretario general del PSUC, que había muerto en el 2007. Asimismo, era la madre del también escritor Sergi Pàmies. En 1984 había recibido la Cruz de Sant Jordi de la Generalitat, en el 2000 la Medalla de Oro al mérito artístico del Ayuntamiento de Barcelona y un año después obtuvo el Premi d'Honor de les Lletres Catalanes.