Ir a contenido

NUEVA NOVELA DEL AUTOR DE 'EL MAPA DEL TIEMPO'

Los marcianos de Wells

Félix J. Palma homenajea en 'El mapa del cielo' la fantasía victoriana

ANNA ABELLA
BARCELONA

un viaje a 1830 de algo más de 200 páginas en el que el lector de El mapa del cielo (Plaza & Janés) acompaña al explorador Jeremiah Reynolds en una terrorífica aventura en la Antártida, con platillo volante y marciano incluidos, persiguiendo la teoría de la Tierra hueca («hubo gente que, como Reynolds, apostó su vida y su reputación para demostrarla»). Y un segundo viaje, en las 500 páginas restantes, donde H.G. Wells comparte protagonismo con la ficticia bisnieta de otro personaje real, Richard Adams Locke, quien en 1835, con lo que pasó a la historia como «la gran broma de la Luna, hizo soñar al mundo revelándole que el satélite estaba habitado por unicornios, hombres murciélago y otros seres fantásticos». Ella «no le considera un farsante sino alguien que con la imaginación podía salvar al mundo», cuenta el gaditano Félix J. Palma (Sanlúcar de Barrameda, 1968), que continúa en El mapa del cielo la trilogía victoriana de H.G. Wells que inició con El mapa del tiempo (Premio Ateneo de Sevilla 2008), traducida a más de 30 países y que debutó en Estados Unidos entre los más vendidos del New York Times.

EVASIÓN DE LA REALIDAD / «Quiero recoger el espíritu de las novelas decimonónicas porque la época victoriana propicia el equilibrio entre lo mágico y la realidad y eso me sirve para crear dudas en el lector, para que no sepa dónde acaba la verdad y empieza la fantasía», añade citando a mitos del momento como Frankenstein, el doctor Jekyll y Hyde o Drácula. «Era una literatura para una clase culta burguesa. Yo homenajeo esa literatura y al lector que tras un día de trabajo quiere coger un libro y evadirse de la realidad con la fantasía».

Devoto de H.G. Wells, a quien considera «el padre de la literatura de ciencia ficción», Palma le convierte en su «particular Sherlock Holmes». Si en El mapa del tiempo, con una trama sobre viajes al futuro, le rendía tributo a través de su novela La máquina del tiempo, en El mapa del cielo se inspira en La guerra de los mundos con una historia sobre una invasión marciana. Y no acaba ahí: en la novela que cerrará la trilogía, en la que Palma ya trabaja, donde invitará a Arthur Conan Doyle y habrá espiritismo, también tendrá un libro de Wells como referente, aunque aún no tiene claro cuál.

«Wells usaba la ciencia sin que esta canibalizara sus novelas -opina-.

De él me interesa su actitud ante la vida, que le lleva a demostrar cierto desapego por sus obras fantásticas y más orgullo por sus novelas más dickensianas. Sin embargo tuvo más éxito con las primeras».

EL MISTERIO DE POE / Pero no solo Wells recibe su homenaje, también Edgar Allan Poe, gracias a su única novela, La narración de Arthur Gordon Pym, de la que Palma inventa un posible origen. «La escribió en un momento en que estaban de moda las novelas de aventuras marítimas porque con los cuentos no salía de pobre. Es una novela llena de misterio, con un desenlace indescifrable. Le salió algo tan oscuro y tan truculento...».

A pesar de sus libros de relatos, el novelista Palma se ve como «cuentista casual»: «Considero la novela como un cuento de 700 páginas, lleno de relatos». Y lo lleva a la práctica.

0 Comentarios
cargando