Reflexiones sobre la hiperconexión

Consejos para una dieta digital

Richard Watson hace un elogio de la lentitud en 'Mentes del futuro'

Se lee en minutos

C.G
PALMA

La sociedad digital es apresurada, insatisfecha, llena de respuestas wikiy se plantea pocas preguntas. Es necesario que esta sociedad digital se someta a una dieta, si no quiere convertirse en una autómata que no reflexiona porque ya no tiene tiempo para hacerlo. Así lo asegura Richard Watson, autor deMentes del Futuro. ¿Está cambiando la era digital nuestras mentes? (Editorial Viceversa). En un libro que incluye hasta listados de consejos para disminuir la adicción digital, el autor expone los peligros de nuevos los hábitos y comportamientos que la sociedad ha incorporado desde el nacimiento de internet y de las redes sociales.

Según advierte el autor, el cerebroscreenager(algo así como generación pantalla y que Watson califica como Generación Y) ensalza el ego; cree que la memoria es Google; elimina el contacto humano; busca la respuesta instantánea y el elogio, e ignora el contexto. Watson, que forma parte de esos autores que conocen la realidad virtual al dedillo, hace una reivindicación a ultranza de la necesidad de que la sociedad regrese a lo que convierte a la persona en creativa, reflexiva -pone el ejemplo de mirar por una ventana por el goce de hacerlo- y entienda que internet y las redes sociales son herramientas; medios y no mensajes.

Es su libro un elogio a la lentitud frente al vértigo cibernético: «Corremos el peligro de desarrollar una sociedad que sea cooperadora desde el punto de vista global, pero que también sea impaciente, aislada y alejada de la realidad». ¿Cómo hacer dieta digital? Sin ánimo de hacer un estudio científico, Watson entrevista a ejecutivos de grandes empresas y les pregunta cuándo elaboraron sus mejores ideas.

Noticias relacionadas

A partir de sus respuestas, concluye que la genialidad no depende de la tecnología digital y que, pese a que todos esos ejecutivos trabajan detrás de una pantalla, la genialidad les llegó cuando desconectaron, se sintieron felices, estaban de buen humor o se dieron tiempo solo para penar.

El libro de Watson es también un toque de atención a los adultos. Les pide que los niños regresen «al papel en blanco y al lápiz» y al juego libre imaginativo. Explica que la Generación Y gobernará el mundo en unos años: son las mentes del futuro, y quizá nunca hayan pasado una hora solo pensando.