Adiós a UN templo del pop y la electrónica

Réquiem por una tienda de discos especial

3La noticia del cierre de CD.Drome sacude la escena alternativa de BCN

Una imagen del interior de la tienda de discos de la calle de Valldonzella, ayer.

Una imagen del interior de la tienda de discos de la calle de Valldonzella, ayer. / JOSEP GARCÍA

2
Se lee en minutos
JUAN MANUEL FREIRE
BARCELONA

Todos los melómanos alternativos residentes en Barcelona tienen algo en común: una historia que contar sobre CD.Drome, la tienda de discos de Valldonzella, 3. Durante 20 años, la insigne boutique musical de Jordi Raich y Oriol Valls ha ejercido como punto de encuentro y organismo dinamizador de la escena indie-electrónica barcelonesa. Ahora, en otro signo del declive del romanticismo, CD.Drome se acaba. Así lo anunciaron sus dueños el lunes a través de Facebook en un breve comunicado recibido como la peor noticia del año, por ahora, para muchos amantes de la música. A la tienda le quedan dos semanas, tres a lo sumo. La que abrieron en Madrid, en el 2005, cerró el pasado mayo.

CD.Drome abrió en 1992 por iniciativa de Raich: «En aquella época no había una tienda para un público con esas inquietudes», recuerda. Su principal referente era la mítica Sister Ray de Londres, un templo de la música indie, aunque en un principio CD.Drome no fue una tienda tan especializada. «Y esa fue una equivocación nuestra al principio -señala Valls-. Fue después, al acotar terreno, cuando la tienda encontró su público y se convirtió en un éxito».

ALGO BUENO EN LAS MANOS / La música pop independiente y la electrónica, en todas sus variantes y subgéneros, se convirtieron en sus especialidades. Los melómanos acudían sabiendo que siempre, siempre, saldrían con algo bueno en las manos. Bueno y especial. Si no lo encontraban por sí mismos, sabían que podían contar con el asesoramiento de Raich y Valls, o de míticos empleados como Marc Piñol y David Cauquil.

Entre los éxitos de la tienda figuran discos comoIf you're feeling sinister(Belle & Sebastian),The greatest (Cat Power),Merriweather post pavillion (Animal Collective).

«Tenemos a clientes habituales que venían todas las semanas a comprar discos. A ellos será a los que más afectará el cierre», dice Raich. A ellos y, en general, a toda Barcelona. En unas semanas será una ciudad un poco peor, al menos para el ciudadano inquieto en las cuestiones musicales. Opina Valls: «Es cierto que forma parte de un paisaje muy evidente, que ahora quizá costaría reconocer, pero que está ahí. Es un personaje de la puesta en escena».

Noticias relacionadas

La tiranía sin glamur del «todo gratis» y, por otro lado, la misma crisis parecen estar acabando con un modelo de negocio otrora viable. ¿No hay futuro? «Sí que lo habrá mientras existan veinteañeros capaces de echarse la manta a la cabeza y plantear un concepto claro», comenta Valls. «Pero lo que dudamos es que vaya a haber muchas tiendas nuevas que duren como la nuestra, 20 años». Algunos auguran (ojalá) un regreso al soporte físico tras un posible hartazgo digital, pero Valls no lo ve claro. «En todo caso será cosa de una minoría; algorevivalístico».

Se acaba CD.Drome y con él, prácticamente una época.