Ir a contenido

APUESTA POR LA VENTA Y LA PROMOCIÓN A TRAVÉS DE INTERNET

«¡Camarero, hay una mosca en mi sopa!»

¡Caramba! es una nueva editorial especializada en cómics de humor

JOEL MERCÈ
BARCELONA

Van un dibujante valenciano y una creativa publicitaria de Formentera y montan una editorial. Como chiste no tiene ninguna gracia, pero es una historia real: la de ¡Caramba!. En junio, Manuel Bartual y Alba Diethelm editaban un fancín con ese título y con autores de primer nivel hablando del humor en clave de humor. Las historietas ponían cara a los protagonistas de chistes clásicos: a Jaimito, al perro llamado Mistetas, a los comensales que se encuentran moscas en la sopa y al francés, al inglés y al español sobre los que siempre se hace cachondeo. Se promocionaba a través de las redes sociales y se vendía a través de internet. En 30 días agotaron toda la tirada.

El éxito de la revista animó a sus responsables a ir más allá, el fancín se convertía en editorial independiente. Y lo de independiente es más que un cliché.

CON DOS, BASTA / ¡Caramba!, la empresa, son solo Manuel y Alba. Ellos lo hacen todo, desde diseñar y maquetar sus publicaciones a la promoción e incluso los envíos. La mayoría de los cómics los venden a través de su página web (carambaco

mics.com), aunque sus productos pueden encontrarse en varias librerías. No se cierran a las grandes superficies en el futuro, pero afirman que «hoy por hoy, ese escenario es una auténtica jungla. Se publica mucho y los espacios para la venta son reducidos».

Encargarse de todo el proceso es mucho trabajo, pero tiene ventajas. «Al tratarse de una estructura editorial pequeña, tenemos un margen de maniobra mayor que el que tienen estructuras más complejas, así como la posibilidad de tener un trato más cercano con el autor», explica Bartual. Y es que la clave en ¡Caramba! son los autores. El propio Manuel Bartual lo es: su historieta Sexorama se publica cada semana en El Jueves. «Con el sistema tradicional de venta en librerías, el autor se lleva un 10% del precio de venta al público, la editorial un 40% y la distribución un 50%. Aunque puedo entender este sistema, siempre me ha parecido un poco injusto que el autor, que es quien pone en marcha todo el proceso con su obra, sea el que menos porcentaje recibe en esta cadena», reivindica. ¡Caramba! propone otro tipo de acuerdo. «El reparto de los beneficios va al 50% con el autor. Es una apuesta arriesgada porque si el libro no se vende perdemos todos, autor y editorial, pero si funciona, el autor puede llegar a sacar hasta cuatro y cinco veces más de lo que sacaría con el sistema tradicional».

PEQUEÑOS LUJOS / Los tebeos de ¡Caramba! están editados con mimo y llenos de detalles. Con el fancín se incluían tres regalos: una chapa del perro Mistetas, un álbum de cromos y una mosca de plástico. Después, editaron un recopilatorio de los bocetos que Manel Fontdevila realiza durante las reuniones de El Jueves, titulado Reunión. Un cómic poco convencional, tiene la forma y el aspecto de un bloc de notas. «Tratamos que los formatos se adecúen a la obra, y no al revés», comenta Bartual. Para el segundo número de la revista ¡Caramba!, que sale este mes, ya anuncian que volverán a jugar con el formato y que será «el cómic más largo que vas a leer nunca».

Como regalo de Navidad, han editado el libro Let's Pacheco!: es una hilarante narración de las fiestas en el hogar familiar de las dos autoras del tebeo. Y, aunque es clásico en formato, es un libro con un aspecto magnífico. «Siempre buscamos publicar títulos que nos gusten, pero si además conseguimos que sean objetos deseables, es un valor añadido». dice Bartual. «La forma en la que presentas cada obra pesa en el primer contacto, así que es importante cuidar el aspecto».

Los de ¡Caramba! son tebeos buenos, bonitos y a un precio razonable. Prescinden de los intermediarios y tratan con cariño al autor y al lector. Una forma diferente de editar cómics en papel aprovechando las ventajas de lo digital.