Ir a contenido

EN DORTMUND

Una limpiadora destruye una obra de arte al querer limpiarla

La mujer sacó la base de una pieza de tablones superpuestos

Una limpiadora de un museo de Dortmund, en el oeste de Alemania, ha destruido una obra de arte al querer limpiarla.

La mujer retiró la base de caucho que aguantaba las planchas de madera apiladas. "No será posible volverla a dejar en su estado original", ha afirmado el museo sobre el incidente, que sucedió el pasado 21 de octubre.

La obra, titulada "Cuando los tejados comienzan a gotear", era del artista alemán Martin Kippenberger, ya fallecido, y estaba asegurada en 800.000 euros.

El Museo Ostwall de Dortmund establece en su normativa que las limpiadoras deben respetar una distancia de al menos 20 centímetros entre ellas y las obras de arte. Los responsables no han podido precisar si la trabajadora, empleada por una empresa subcontratada del museo, había recibido estas instrucciones.

No es la primera vez que una obra de arte resulta destruida en Alemania por celo en la limpieza. En 1986, "Fettecke" (literalmente "punto graso"), de Joseph Beuys, y que consistía en una mota de mantequilla sobre una superficie, fue destruida al pasarle el trapo en un museo de Düsseldorf.